Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar manda "cerrar el paraguas" para responder a la lluvia de críticas del PSOE

Tras soportar un aluvión de críticas en las primeras semanas de enero por la inoperancia y la descoordinación en varios Ministerios, el Gobierno y el PP han intentando reafirmarse con una agria cadena de reproches al líder y los principales dirigentes del PSOE. No ha sido una respuesta casual. Obedece a una estrategia marcada por el propio José María Aznar en el último Comité Ejecutivo del PP. Fue allí donde exigió a sus principales colaboradores que 'cerrasen el paraguas' y se pusiesen cuanto antes a actuar contra la oposición.

La expresión literal de Aznar 'cerrar el paraguas' la confirmaron varios de los dirigentes del PP presentes y también que ese mandato tenía una relación directa con la nueva actitud del PSOE en la oposición, más dura en las últimas semanas y meses.

El propio Aznar admitió que el Gobierno y el PP habían vivido unos meses muy cómodos desde las elecciones generales de marzo pasado hasta, primero, el congreso federal del PSOE, y luego, la consolidación de Zapatero.

Aznar ha concluido con los ejemplos de las vacas locas y el Tireless que el PSOE está ejerciendo ya como verdadera oposición y cree que el Gobierno y el PP tienen argumentos y gestión de sobra para replicar la lluvia de críticas que están recibiendo. Antes de pronunciar esa orden en el Comité Ejecutivo, el propio Aznar proporcionó el día anterior el modelo a seguir en la réplica. Fue cuando aludió en el congreso de clausura de las Nuevas Generaciones del PP a las 'tres cositas' que ocurren en España en un tono muy suficiente.

Desde ese día, han salido en tropel en todo tipo de actos y entrevistas en los medios de comunicación los ministros de mayor peso político, como Mariano Rajoy, Rodrigo Rato, y sobre todo el secretario general del partido, Javier Arenas. Y hasta ha desplegado su actividad el ministro portavoz, Pío Cabanillas, al que muchos en el PP culparon de la falta de iniciativa para vender la actividad gubernamental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de febrero de 2001