Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

El PSE acusa a Arzalluz de "indicar" los objetivos a ETA

El portavoz del PSE-EE, Rodolfo Ares, acusó ayer al presidente del PNV, Xabier Arzalluz, de 'indicar' a la organización terrorista ETA posibles objetivos con sus recientes declaraciones. El pasado sábado, tras el asesinato del cocinero Ramón Díaz, Arzalluz dijo, refiriéndose a los terroristas, que 'puestos a hacer algo, entiendo que deberían destruir el poder contra el que están', sugiriendo que deberían ser los mandos militares o el Gobierno central los objetivos de los terroristas.

El martes Arzalluz redondeó la faena al asegurar que ETA 'se sentiría más justificada' si en el País Vasco gobernaran el PP y el PSE-EE.

Para Ares, el presidente del PNV está inmerso en una campaña 'desesperada' cuyo principal objetivo es atraer el voto de simpatizantes de EH. 'Y ahora', añadió, 'se empeña no sólo en interpretar a ETA, sino en darle también ideas; se dedica con sus declaraciones no sólo a indicar objetivos a ETA, sino a amedrentar a los ciudadanos vascos que van a tener que emitir su voto'.

A pesar de las acusaciones, Ares rechazó la idea de llevar al presidente del PNV a los tribunales. El propio fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, reiteró ayer en Bilbao que no va a actuar de oficio en contra de Arzalluz por sus polémicas declaraciones al no apreciar motivos suficientes.

Para Ares, es gravísimo 'cuando Arzalluz dice que un Gobierno vasco no nacionalista traería más actividad de ETA y la lógica de ETA justificaría que siguiera actuando'. Este argumento, en criterio del dirigente socialista, no sólo muestra el fracaso y la incapacidad del actual Gobierno vasco para combatir eficazmente a ETA, sino que está intentando meter miedo a los vascos'.

Por su parte el secretario general del Partido Popular, Javier Arenas, acusó a Xabier Arzalluz de estar buscando 'una querella criminal' y de 'utilizar la violencia etarra para intentar condicionar la libertad de los vascos a la hora de votar' y evitar de esa manera un cambio de Gobierno en el País Vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de febrero de 2001