El teniente coronel Masa, detenido en Valencia acusado de narcotráfico

La operación en la que resultó detenido el teniente coronel Rafael Masa llevaba en marcha tres meses y, según fuentes próximas a la investigación, 'sigue abierta'. Como consecuencia del seguimiento realizado a una organización dedicada al tráfico de cocaína a gran escala, el viernes, en una localidad situada a varios kilómetros de Valencia, la Guardia Civil interceptó a varias personas, que fueron detenidas. Masa eludió en un primer momento su detención al exhibir su acreditación de guardia civil. Posteriormente, sin embargo, fue detenido en Valencia.

La Guardia Civil sospecha que la cocaína que pretendía requisar estaba en poder de Masa y que logró escamotearla gracias a la confusión que generó al identificarse. No ha trascendido si, al arrestarlo, se halló la droga en su poder.

Pese a que no se ha ofrecido ninguna explicación oficial de lo sucedido, fuentes próximas al caso señalan que el teniente coronel está acusado de narcotráfico y se investiga su vinculación con un cartel centroamericano, no sólo dedicado a las drogas sino también al tráfico de armas. En la operación, que ha sido desarrollada por agentes de la unidad contra el crimen organizado procedentes de Madrid, fueron detenidas, además de Masa, otras tres o cuatro personas y 'hay más detenciones previstas en las próximas horas'.

Ayer, Masa permanecía en las dependencias de la Guardia Civil de Valencia, a la espera de ser trasladado a Bilbao, donde existe, según los investigadores, una orden de búsqueda y captura contra él emitida por la Audiencia por su implicación en el sumario del denominado caso Brouard. Aunque el traslado estaba previsto para hoy mismo, fuentes de la investigación señalaron que, en lugar de Bilbao, podría ser finalmente trasladado a Madrid porque la operación en la que ha sido detenido es competencia de la Audiencia Nacional.

Investigación abierta

En todo caso, la investigación que ha llevado a la detención del teniente coronel sigue en marcha y la Guardia Civil espera poder llevar a cabo nuevas detenciones de miembros de la red de tráfico de drogas, con el objetivo de desmantelar completamente su estructura. Por ello, todas las actuaciones están rodeadas de un gran sigilo.

Relacionado en diversos momentos con casos de la denominada guerra sucia contra ETA, Masa fue expulsado de la Guardia Civil el 19 de mayo de 1995. Su separación del instituto armado se produjo tras la llegada de Juan Alberto Belloch al Ministerio del Interior y con Margarita Robles como secretaria de Estado de ese departamento. Sin embargo, Masa recurrió esa decisión y el Tribunal Supremo revocó la orden, por lo que el ahora detenido tuvo que ser reingresado en la Guardia Civil y recuperó su condición de militar de carrera.

El teniente coronel fue encarcelado en 1999 al ser incriminado en el asesinato del médico Santiago Brouard, dirigente de HB, en noviembre de 1984. Masa salió de la cárcel al retirar Luis Morcillo, supuesto autor material del crimen, las acusaciones contra él.

Sin embargo, el juez del caso, José Luis González Armengol, y luego la Audiencia de Bilbao, confirmaron su procesamiento en 2000 en calidad de cooperador necesario del asesinato. Como consecuencia de esa situación, pesaba contra Masa una orden de búsqueda y captura. El nombre de Masa ha estado vinculado a algunos de los asuntos más oscuros de la actuación ilegal de miembros de las fuerzas de seguridad contra ETA.

Otro miembro de la Guardia Civil, el teniente coronel Máximo Blanco, fue encarcelado en agosto de 1999 tras descubrirse que formaba parte de una red de narcotraficantes que operaba en Cataluña y hallarse un alijo de 5.400 kilos de hachís en San Carles de la Rápita. Blanco fue número tres del cuartel de Intxaurrondo hasta mediados de los años noventa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS