Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El centro vitoriano se atascará con las obras de la recogida neumática de basuras

El próximo lunes comenzarán las obras para instalar en el Casco Viejo de Vitoria la recogida neumática de residuos, un sistema por el cual los vecinos de esa zona podrán depositar en unos 176 buzones especiales las basuras, el papel, el plástico y el vidrio. Mediante conductos subterráneos, los residuos llegarán hasta una planta depuradora que se construirá en un barrio cercano, el de Coronación. Estos trabajos alterarán la circulación del tráfico por el centro de la ciudad durante casi un año. Según el contrato firmado con la empresa adjudicataria, las obras deben terminar en diciembre. El coste total de la instalación asciende a 1.385 millones de pesetas.

El proceso obligará a levantar 24 calles del centro y del Casco Viejo de la ciudad para poder instalar las canalizaciones. El momento más crítico puede producirse cuando se levanten las calles más transitadas, como Francia, con un tráfico diario superior a 20.000 vehículos. Para reducir los problemas, los trabajos en los puntos más conflictivos se dejarán para el verano. El lunes comenzarán por dos calles del Casco Viejo (Bueno Monreal y San Vicente de Paúl).

Estos trabajos han topado con las protestas de algunos vecinos que residen en el lugar donde se construirá la futura planta depuradora. El Ayuntamiento, basándose en la experiencia de otras localidades donde se han implantado sistemas similares, asegura que la planta no despide olores ni produce ruidos. Sin embargo, los vecinos se mantienen en sus protestas. La planta comenzará a edificarse dentro de un mes y medio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de enero de 2001