Reportaje:

Torrelavega canta el 'gordo'

La Gimnástica se medirá al Barcelona en los octavos de final de la Copa del Rey

Los octavos de final de la Copa con menos representantes, ocho, de la Primera División de todos los tiempos sonrió a la Gimnástica de Torrelavega, uno de los tres supervivientes de la categoría menor, la Segunda B. Todos ellos, también modestos como el Murcia, el Leganés, el Extremadura y el Tenerife, querían enfrentarse al Barcelona, pero la fortuna se alió con el conjunto cántabro, que celebró el desenlace como si del gordo de la lotería se tratase. El bombo deparó un único cruce de primeras -Racing-Athletic-, también un atractivo duelo vecinal -Atlético-Rayo Vallecano- y garantizó además la continuidad de un segunda b en los cuartos de final porque el Guadix y el Granada, aunque muy a su pesar, tendrán que enfrentarse entre sí.

Más información
Un 'derby' con sabor a venganza

Después de la experiencia del partido único, que dejó tras de sí dos apasionantes rondas, la Copa vuelve a su formato clásico del doble encuentro. La ida se jugará el miércoles que viene, día 10, y la vuelta a la semana siguiente.

El sorteo, efectuado ayer en Madrid, partió con dos únicos condicionantes previos: no se podrían enfrentar entre sí los equipos que han participado o siguen participando esta temporada en alguna competición europea -el Barça, el Zaragoza, el Espanyol, el Celta y el Rayo-, y los partidos de ida se jugarían en el campo del rival de menor categoría.Es decir, que la Gimnástica se medirá primero en su campo a los azulgrana en partido adelantado al próximo martes al ser televisado.

La noticia del emparejamiento cambió ayer por completo el ritmo cotidiano de Torrelavega (57.000 habitantes), corazón industrial de Cantabria, un tanto debilitado por el declive, y el mayor feudo de la clase obrera. Nada más conocerse el resultado, seguido en directo por el alcalde de la ciudad, el regionalista Francisco Javier López Marcano, la ciudad lo celebró como si le hubiera tocado la lotería. La Gimnástica se ha convertido en el matagigantes de la Copa. A su paso ya han caído dos primeras, el Alavés y la UD Las Palmas.

Fiesta en la ciudad

A partir de las doce del mediodía, la hora de la suerte, un ambiente de euforia contagiosa se sacudió de encima el tedio cotidiano. Las emisoras locales levantaron la liebre. A través de las ondas se pudieron oír los cánticos y los gritos de alegría de los jugadores gimnásticos, que se encontraban en el vestuario de los campos de El Malecón.

El club más antiguo de Cantabria, fundado en 1907 por el republicano Gabino Teira (1885-1963), comerciante de paños y presidente de la Diputación Regional (1933-35), arrastra una deuda aproximada de 120 millones. La visita del Barcelona reducirá en un 50% sus graves problemas de tesorería. Se espera recaudar entre la taquilla y la televisión alrededor de 60 millones. De momento, ya existe un proyecto de graderío portátil para aumentar el aforo del viejo Malecón.

Sin embargo, el entrenador, José Carrete, ex defensa internacional del Oviedo y el Valencia, piensa que el partido contra el Barça es algo más que un hecho puramente económico: 'La Gimnástica jugará sus bazas con hombría. Sabemos que la eliminatoria es la de un tren contra un Seiscientos, pero los trenes a veces descarrilan. En cualquier caso,'la ilusión no nos la va a quitar nadie. El partido con el Barça será una fiesta'. Como jugador del Valencia, Carrete ya ganó una Copa ante el Madrid.

La mayor gesta copera de la Gimnástica se remonta a la temporada 1967-68, cuando llegó a disputar la ronda de los dieciseisavos de final ante el Madrid de Miguel Muñoz, que venía de conquistar su sexta Copa de Europa. En El Malecón, la Gimnástica y el Madrid empataron, 2-2, y en el Bernabéu un gol de Félix Ruiz decidió. Aún jugaba en el cuadro blanco Pachín, ex defensa de la Gimnástica, nacido a escasos metros de El Malecón.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS