Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCENA - EL AUTO SACRAMENTAL REVIVE EN EL BELLAS ARTES

José Tamayo vuelve con 'El gran teatro del mundo', de Calderón

Calderón de la Barca resucita en Madrid para festejar el 400º aniversario de su nacimiento. Lo hace con El gran teatro del mundo y la complicidad necesaria del director José Tamayo y su compañía Lope de Vega. Calderón retorna a la capital con un auto sacramental que lleva un año de representaciones en iglesias y catedrales de toda España, y que ha sido contemplado hasta en el Vaticano. Esta vez, sin embargo, el escenario que acoge este montaje es el del teatro Bellas Artes de Madrid.

Drama grandioso

El actor Paco Valladares, que encabeza el reparto, afirma que la pieza pierde espectacularidad fuera de un templo, pero gana pureza. "En las catedrales hay que declamar más despacio para evitar el eco, y en un teatro el verso se pronuncia más rimbombante, más propio de Calderón", aclara. En cualquier caso, el verso no estará solo en el Teatro Bellas Artes: la escenografía corre a cargo de Gil Parrondo, el vestuario es de Pedro Moreno, la música, de Antón García Abril, y la Coral Polifónica de Madrid pone las voces."La idea central de esta obra, una de las piezas más trascendentes del teatro universal, es que el mundo, la vida, es una representación teatral y en ella todos desempeñamos el papel que se nos ha asignado", explica Tamayo. Para él, El gran teatro del mundo es "el más famoso auto sacramental de Calderón de la Barca", de quien elogia su poesía y su vigencia después de tantos años.

"Es un gozo poder escuchar las bellas octavas reales, los sonetos y las décimas que pueblan este drama grandioso, que es de una actualidad indiscutible; porque Calderón ya escribió teatro de ideas trescientos años antes que Bertolt Brecht", subraya.Por El gran teatro del mundo pululan el Creador, el Mundo, el Rey, la Hermosura, el Labrador, el Rico, la Discreción, el Niño, el Pobre, la Ley de Gracia y una voz. Son los personajes que representan "ese trance veloz de la cuna a la tumba contra el que se rebelan los seres humanos", ilustra Tamayo. Junto a Valladares se ponen también calderonianos los actores Vicente Gisbert, Francisco Grijalvo, Marisa Segovia, Julia Martínez, Pepe Rubio y Adriana Beato, entre otros.

Este espectáculo ya se representó en junio de 1998 en la basílica de San Francisco el Grande antes de arrancar de gira por España y el Vaticano. Pero entonces no estuvo presente el actor Paco Valladares, que piensa sacarse "la espinita" en esta ocasión. "En el preestreno con público sufrí un infarto que me impidió seguir con la gira; para mí fue tremendo", recuerda. Hasta que Tamayo volvió a llamarle la pasada primavera. "Me dijo que si no era supersticioso y que si quería incorporarme, y le contesté que sí: es muy satisfactorio trabajar con uno de los directores que más saben de teatro en este país", añade.

El gran teatro del mundo, hasta el 15 de diciembre en el teatro Bellas Artes (Marqués de Casa Riera, 2, metro Sevilla). Horarios, en cartelera. De 1.800 a 3.500 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de noviembre de 2000