Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Herick Campos, elegido nuevo líder de las Juventudes del PSOE

Estudiante de Sociología, se declara afín al proyecto de Zapatero

El nuevo secretario general de las Juventudes Socialistas de España (JSE), Herick Campos, tendrá que emplearse hoy a fondo para conseguir que la ejecutiva que proponga rehaga el consenso de la organización y obtenga un apoyo superior al 57,5% que él obtuvo ayer en el Congreso de las JSE frente al 42,5% que consiguió su contrincante Iratxe García. Ambos se habían proclamado afines al proyecto de cambio de José Luis Rodriguez Zapatero.

La unanimidad de las Juventudes se produjo horas antes al votar por aclamación la gestión del secretario general saliente, José Manuel Caballero, situación inédita desde hacía muchos años.El valenciano Herick Campos, 23 años, estudiante de Sociología y secretario de organización de las JSE desde hace un año en la ejecutiva que ha dirigido Caballero durante durante cuatro años, era el candidato "oficial" en este congreso de las JSE que hoy será clausurado por el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero. Es más, había serias dudas respecto a que tuviera adversario. Sólo en los últimos días salió a la palestra el cordobés Rafael Velasco, diputado nacional y secretario general de las Juventudes de Andalucía.

Después de reunirse con todas las delegaciones constató que no se daba la condición que él pedía: ser un candidato de consenso. Pero la situación de una sóla candidatura, la de Campos, duró poco ya que surgió la de Iratxe García, 26 años y diputada por Valladolid, que trabaja durante años en el proyecto juvenil del PSOE y que durante la etapa de Caballero ha sido considerada "crítica".

De nuevo se dio en la familia socialista la división de lo que es "la mayoría", tal y como ocurrió en el 35º congreso del PSOE en el que José Bono y Rodríguez Zapatero se nutrieron de la misma. Hubo cruces de algunos sectores pero ninguno que pueda avalar una tesis lanzada en el congreso respecto a que Iratxe García representaba a los guerristas por cuanto que, al parecer, tenía el apoyo mayoritario de la federación de Madrid. Esa simplificación desapareció de inmediato cuando se supo que la joven diputada contaba con el apoyo de Andalucía, Castilla y León y la organización de Cataluña, muy ajenas a esa "sensibilidad". Además, aunque Campos se considera muy bien visto por la ejecutiva federal no menos lo está Iratxe García, que participó desde el primer momento con el grupo de diputados que rodearon a Rodríguez Zapatero para lanzarle a la aventura de conquistar el poder en el PSOE.

Tras la victoria de Campos, hoy se verá su capacidad para recomponer la unidad de la organización toda vez que a mediodía tendrá que proponer a los 301 delegados que voten a la ejecutiva que pensaba ahormar durante toda la noche pasada. El joven alicantino tratará de que a los 173 votos que obtuvo se sumen los 126 que apostaron por Iratxe García.

El ganador de este congreso y su adversaria presentaron a los delegados sus respectivos proyectos muy similares en cuanto a objetivos y declaraciones de principios. Las nuevas tecnologías e Internet como instrumentos imprescindibles para el trabajo y el desarrollo de los jóvenes. Pero, por encima están los valores socialistas, dijeron ambos. El triunfador situó a los jóvenes socialistas en un plano fundamental para ayudar al PSOE a ganar las próximas elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de noviembre de 2000