Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INUNDACIONES

Fabra tacha de "lamentable" lo ocurrido en María Cristina

Al presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, nadie le podrá achacar el no saber reconocer los errores ajenos. Aunque éstos tengan como protagonistas a personas elegidas por su propio partido. Ayer, Carlos Fabra calificó de "lamentables" los hechos ocurridos en el embalse de María Cristina, primero desbordado, después agujereado y finalmente vaciado. "Se ha hecho de esto un folletín que ha ridiculizado a la provincia de Castellón", admitió Fabra, quien consideró que, desde el punto de vista político "habrá que pedir responsabilidades" aunque no sólo a los actuales responsables de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) sino también a sus predecesores "porque no existían planos adecuados". Cabe recordar que después de 15 días de probar distintos sistemas para taponar el agujero de la presa, el presidente de la CHJ, Juan Manuel Aragonés, reconoció haber estado trabajando sobre el lugar equivocado ya que el conducto causante de la fuga no fue localizado porque no aparecía en los planos.Fabra, que hasta ahora no se había referido al asunto, argumentó ayer que "los técnicos, si no se podía hacer nada y ante la posibilidad de que la presa pudiera reventar, debían haber sido más claros desde el principio". "Lamento que la Confederación no tomara la iniciativa de desembalsar desde el primer momento", añadió, porque "lo demás ha sido un juego de despropósitos, el tubo, la bola... Las cosas deben hacerse con más precisión", sentenció. El presidente de la Diputación de Castellón reconoció ayer que fueron fuentes del Consorcio Provincial de Bomberos quienes indicaron, en un primer momento que la presa presentaba una "grieta" y que existía el peligro de que "reventara".

Fabra pide responsabilidades a la confederación del Júcar

Durante el próximo pleno de la Diputación de Castellón Carlos Fabra tendrá la posibilidad de revalidar sus afirmaciones sobre la actuación llevada a cabo en el embalse de María Cristina, al menos en parte, con la moción presentada por el Grupo Socialista de la Corporación en la que se solicita la destitución del presidente de la Confederación del Júcar, Juan Manuel Aragonés. Éste, según recordó ayer el propio Fabra, antes de ocupar la presidencia de la CHJ fue comisario de aguas del Júcar, un cargo para el que fue designado por los socialistas. El escrito de la moción reclama también que las instituciones responsables de las situaciones de emergencia asuman las correspondientes responsabilidades políticas derivadas de su "nefasta actuación".El portavoz del Grupo Socialista en la Diputación, Enrique Navarro, considera que es necesario que se asuman responsabilidades puesto que "la dignidad de Castellón ha quedado comprometida con el ridículo nacional" que ha supuesto lo ocurrido en María Cristina. "Castellón siente su dignidad pataleada", reiteró, por lo que solicita que se restablezca el "reconocimiento" que la provincia ha de tener.

Por otra parte, el diputado socialista Andrés Perelló desmintió ayer al consejero de Justicia y Administraciones Públicas, Carlos González Cepeda, quien el jueves aseguró en las Cortes que de los 54 municipios afectados por la gota fría, sólo 13 habían remitido a la consejería la valoración de los daños sufridos. El diputado destacó que, de acuerdo con la información recabada por el Grupo Socialista, un 80% de los ayuntamientos de la provincia de Valencia ya han remitido su valoración de daños, por un total de 11.000 millones de pesetas. "El problema está en que la Generalitat no se ha preocupado de coordinar y saber dónde estaban registradas" las valoraciones, dijo Perelló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de noviembre de 2000

Más información