FÚTBOL 10ª jornada de Liga

Oli no pierde el olfato goleador

Oviedo se escribe con o de Oli. Un partido soporífero bajo un aguacero permanente. Sólo tuvo los detalles de distinción del recuperado delantero asturiano que después de su discreto y fracasado paso por el Betis vuelve a triunfar en el equipo de su ciudad y de su vida. El Oviedo ganó porque Oli se empeñó en ello y porque un nuevo valor de la cantera, Rubén Reyes, titular ayer por la sanción de Iván Ania, recuperó un balón en el centro y le dio un pase milimétrico al delantero que utilizó todo su temple para superar a Alberto.Pero lo mejor del partido fue una arrancada del danés Möller, un jugador que no acaba de cuajar en Oviedo aunque goza del privilegio del público, que hizo la pared con Oli, quien le devolvió de tacón y le dejó en posición de gol. Möller incluso marcó y se puso a celebrarlo antes de que Ansuátegui señalara un fuera de juego que ofendió a los espectadores. Llevaban casi un partido entero esperando algo y cuando apareció lo suspendió el árbitro. Pero así son las cosas en el fútbol.

OVIEDO 1REAL SOCIEDAD 0

Oviedo: Esteban; Keita, Danjou, Martinovic, Boris; Amieva, Onopko, Tomic (Jaime, m. 67), Rubén Reyes (Bango, m. 86); Losada (Möller, m. 80) y Oli.Real Sociedad: Alberto; López Rekarte, Corino, Pikabea, Aranzábal; Vega (Khokhlov, m. 65), Idiakez, Aramburu, De Pedro; De Paula y Jankauskas. Goles: 1-0. M. 56. Oli supera la salida del portero con una vaselina impecable tras un buen pase de Rubén Reyes. Árbitro: Ansuátegui Roca, valenciano. Amonestó a Keita y Danjou. Unos 20.000 espectadores en el nuevo estadio Carlos Tartiere.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de noviembre de 2000.

Lo más visto en...

Top 50