Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL Asamblea del Real Madrid

Onieva, la deuda y los derechos de imagen

Hubo división de opiniones cuando Juan Onieva, sentado a la derecha de Lorenzo Sanz, se levantó y subió al estrado. Se oyó una voz que le dijo: "¡Cállate ya, hombre!", cuando aún no había abierto la boca. Los momentos más encendidos del debate llegaron cuando se trató la deuda histórica del club. Según Onieva, esa deuda es de unos 28.000 millones. Según el actual presidente, de 46.000. La diferencia está en los 19.000 millones que el Madrid pidió prestado a Adidas y Sogecable, con las que había firmado sendos contratos, que descontarían ese dinero de los pagos que sucesivamente tenían que hacerle al club. "Eso no es deuda", señaló Onieva. Pérez explicó que el caso es similar al de un empleado que pide un anticipo a su empresa, "y luego se lo van descontando de la nómina". La sorpresa del discurso de Onieva se produjo cuando dijo que muchos jugadores, citó a Hierro, Sanchis y Redondo entre otros, ya habían cedido al club sus derechos de imagen. "A usted jamás se le pasó por la imaginación lo de los derechos de imagen", le respondió Pérez, que tuvo que hacer frente a las críticas de un socio, Juan de Herrero Burgos, que detalló el montante de los cuatro préstamos que con fecha 24 de julio pidió el presidente al Banco Zaragozano, por un valor total de 13.000 millones, "para lo que no se convocó a la Asamblea, pese a que esa cifra superaba el 20% del presupuesto". Herrero dijo que ese mismo día el Barça recibió un cheque de ese banco por valor de 11.093 millones. Pérez no negó este extremo y se limitó a decir que de esos créditos ya sólo resta pagar un 20%. Otros socios tocaron aspectos bien distintos. Hubo quien se quejó porque en la nueva Ciudad Deportiva esté previsto hacer una residencia para los jugadores del primer equipo: "Con lo que ganan, tendría guasa que encima les paguemos la vivienda", dijo. La mayor tensión se produjo cuando un interviniente, dirigiéndose a Sanz, le dijo: "Una cosa es que a uno le echen por inepto y otra que lo hagan por robar carteras".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de noviembre de 2000