Un coche bomba de ETA causa dos heridos de madrugada en la Diagonal de Barcelona

Una fuerte explosión sobresaltó a las 0.58 de hoy en la zona alta de la Diagonal de Barcelona. Un coche bomba explotó en los jardines Clara Campoamor, junto al centro comercial Pedralbes, situados frente a la Diagonal, entre las calles de Gandesa y Güell. La explosión causó dos heridos, el vigilante R. L. N., de 48 años, que fue trasladado al Hospital Clínico, donde se le apreció una herida incisa por metralla en el muslo derecho y se le diagnosticó pronóstico reservado, y un cabo de la guardia urbana que no precisó hospitalización.

Más información
FOTO SIN TITULO

Llamadas a la calma

Todo indica que se trata de un coche bomba trampa de ETA, puesto que anunció el atentado por teléfono con anterioridad. Los hechos ocurrieron unas dos horas después de que se hubiera realizado la salida del público que asistió al partido del F. C. Barcelona con el Numancia. El lugar de la explosión se encuentra a unos 600 metros del Camp Nou, zona en la que muchos automovilistas que acuden al estadio dejan sus vehículos.A las 0.50 horas, ocho minutos antes de la explosión, el diario Avui y los Bomberos de Barcelona recibieron sendas llamadas de un comunicante que hablaba en nombre de ETA anunciando que al cabo de un cuarto de hora estallaría una bomba en un Ford Orion de color blanco. El periódico avisó inmediatamente a la Guardia Urbana, pero la bomba explotó antes de lo anunciado. El vehículo quedó hecho añicos y la policía informó de que contenía "una cantidad importante de explosivos". La circunstancia de que el estallido se registrara en una gran avenida mitigó los efectos de la onda expansiva, aunque se produjeron importantes daños materiales en edificios y vehículos próximos.

El coche patrulla de la Guardia Urbana de Barcelona que recibió el aviso se dirigió al lugar. "Justo cuando llegábamos se ha oído la explosión. Podríamos haber muerto los cuatro", comentó uno de los agentes.

Al parecer, el objetivo de la trampa eran las dotaciones policiales, pero la bomba estalló cuando los coches patrulla de la policía se encontraban a unos 500 metros de distancia.

La explosión se produjo en el momento en que un cabo de la Guardia Urbana que acudió al lugar había empezado a acordonar la zona para evitar daños a los peatones. El agente desalojó a los trabajadores de un local de comida rápida y alertó al vigilante, momento en que se registró la explosión que hirió a ambos, según indicaron fuentes policiales.La policía comenzó a rastrear la zona en busca de un nuevo coche del que sospechaban que podía contener también explosivos, aunque finalmente resultó ser una falsa alarma.

Diversos testigos presenciales manifestaron a la agencia Europa Press que tras producirse la explosión un joven se dirigió a una furgoneta de color blanco de la marca Mercedes en la que le esperaba otro individuo al volante y ambos emprendieron la huida por la avenida Diagonal en dirección a Tarragona.

El atentado se registró horas antes de que el presidente del Gobierno, José María Aznar, visite Barcelona, donde hoy tiene previsto pronunciar una conferencia en la Escuela Superior de Administración y Dirección de Empresas (ESADE).

El presidente de la Generalitat Jordi Pujol, realizó anoche un llamamiento a la calma y a la colaboración ciudadana. "Tenemos que saber que podemos sufrir algún accidente, que no estamos excluidos de esta guerra", afirmó a la emisora Catalunya Ràdio. El consejero de Interior de la Generalitat, Xavier Pomés, que acudió al lugar de los hechos, manifestó que "puede tratarse de un aviso para indicar que están ahí", en referencia a la banda terrorista. Pomés ofreció "toda la colaboración de la policía autonómica en la lucha antiterrorista". En su opinión, se trata de una acción para "sembrar el terror y la angustia".

La delegada del Gobierno en Cataluña, Julia García Valdecasas, afirmó anoche que "es muy difícil" determinar si ETA tiene un comando en Cataluña, aunque no descartó que la organización terrorista tenga cierta infraestructura. Sobre este punto, el consejero Pomés precisó que ETA podría disponer de un sistema de información en Barcelona pero no de un comando estable, y que sus actuaciones sólo pretenden crear "una gran confusión y angustia".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS