Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

Cuatro colegios con 2.000 alumnos en los alrededores del atentado

Los 170 alumnos del colegio público Méjico, el centro educativo más cercano al lugar del atentado de los cuatro existentes en la zona (a unos 200 metros), se sobresaltaron al oír un "gigantesco zambombazo", tal y como lo definió ayer su jefe de estudios. "Los chavales se quedaron sobrecogidos", recordó. "Salí corriendo al pasillo y vi por las ventanas una enorme columna de humo y muchos papeles volando por la zona. La explosión debió coger de pleno a algún contenedor, porque era impresionante. Pensé que se trataba de una explosión en el propio colegio, porque el ruido se sintió demasiado fuerte y el humo parecía venir del propio edificio", añadió. Pocos minutos después, los padres de más de la mitad de estos chavales se acercaron a recoger a los chicos. "Oyeron por las emisoras de radio que había una segunda bomba y eso les puso más nerviosos. Les explicamos que el lugar donde estaban más seguros era el propio colegio, porque si había una segunda bomba, podría estar en cualquier parte, pero prefirieron llevárselos", señaló el jefe de estudios.

En los cuatro colegios de la zona (Stella Maris, Mater Inmaculata, Corpus Cristi y Méjico) estudian casi 2.000 chavales. Además, existe un centro municipal de atención a la infancia (especializado en chavales con problemas sociales) situado justo enfrente del lugar del atentado. En el momento de la explosión, en su interior sólo se hallaban cuatro niños, ninguno de los cuales resultó herido, según manifestó ayer el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano. El autobús afectado por la bomba ardió justo frente a su puerta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de octubre de 2000