LAS CLAVES DE LA SEMANA

Un líder como Juan Palomo

Los renovadores del PSPV pretenden que se note el cambio y, sobre todo, que se sepa quién tiene la sartén por el mango. Hasta ahora, su secretario general, Joan Ignasi Pla, no ha dado muchas señales de vida, pero hay que decir en su descargo que debe estar absorbido por la inminente mudanza a la nueva y opulenta sede. Si eso es una Casa del Pueblo debe tratarse del pueblo elegido. Pero a lo que íbamos. Pla quiere que se note la primacía de sus directrices políticas, pero puede cometer un error descomunal si se arriesga a negociar sin más armas que sus habilidades asuntos como la composición de la Academia Valenciana de la Lengua. Teniendo como tiene excelentes asesores sería una temeridad soslayarlos, sobre todo los de contrastado mimbre académico e intelectual. Ejercer de Juan Palomo no es la mejor receta, por más que se la recomiende el adversario, y por eso mismo. Pienso yo que los Lapiedra, Ferrando, Soler Marco y gentes así aúnan una experiencia valiosa y un criterio que ningún dirigente puede desdeñar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 28 de octubre de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50