Barcelona reúne en una exposición la obra del cartelista Carles Fontseré

Cerca de 70 obras integran la exposición que desde hoy repasa en el Pati Llimona de Barcelona la creación artística de Carles Fontseré (Barcelona, 1916) como cartelista e ilustrador. La exposición se inicia con algunas muestras de su obra más célebre, los carteles de la guerra civil española, en los que contribuyó a la causa republicana con lemas a favor de UGT, la FAI y la CNT. El fin de la contienda supuso un largo exilio (hasta 1973), pero también el comienzo de su trayectoria internacional, que empezó, como puede verse en la exposición, en Francia. De ese periodo son las acuarelas que reflejan el horror del campo de concentración de Saint-Cyprien, donde estuvo recluido, antes de marchar a París, donde dio los primeros pasos como dibujante de cómics en el semanario infantil Aventures.

Los años cincuenta, bien representados en la exposición, reflejan la estancia de Fontseré en Nueva York, donde permaneció hasta su vuelta a Cataluña. En la ciudad de los rascacielos trabajó en cómics y como ilustrador de publicidad; también realizó escenografías para La cenicienta, de Jacinto Benavente, y Los habladores, de Cervantes, entre otras.

A su regreso del exilio, el artista pintó carteles de promoción cultural afín a sus convicciones, como los carteles 'Ja sóc aquí. Presidente Tarradellas', de la exposición El anarquismo y la guerra civil, y del congreso sobre Las literaturas del exilio republicano de 1939.

Raquel Pelta Resano, una de las especialistas en la obra de Fontseré, explica: "La exposición pretende tributar un merecido homenaje a una figura imprescindible de la cultura catalana, un artista integral que asume en su obra el viejo sueño de abolir fronteras entre arte y vida".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de octubre de 2000.

Lo más visto en...

Top 50