Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE espera evitar la expulsión del alcalde de A Coruña

El portavoz parlamentario del PSOE, Jesús Caldera, que asistió en Soria a la clausura del congreso de los socialistas castellano-leoneses, expresó ayer su confianza en que el alcalde socialista de A Coruña, Francisco Vázquez, reflexione y deje de criticar de forma sistemática al líder del partido en esa comunidad, Emilio Pérez Touriño -incluso le ha llegado a calificar de "patético"-. Si abandona esta actitud, no haría falta adoptar "ninguna otra decisión".Caldera, que quiso puntualizar que el PSOE se caracteriza por la libertad de expresión, pero también por la cohesión y disciplina de sus militantes, se refería a la amenaza que pende sobre Vázquez de ser expulsado de la organización gallega si persiste en sus "deslealtades" . El regidor ya ha advertido de que no piensa callarse y que "quien se pica, ajos come".

Mientras tanto, el leonés Ángel Villalba fue elegido nuevo responsable de los socialistas en Castilla y León al obtener el 81% de los votos de los 324 compromisarios que asistieron al noveno congreso.

La candidatura de Villalba, muy cercano al secretario general del partido, José Luis Rodríguez Zapatero, fue la única presentada en esta asamblea, que redujo de 35 a 25 las secretarías que componen el comité, órgano renovado en gran medida.

Villalba, de 53 años de edad, profesor de Lengua y Literatura en un instituto de Valladolid y que, entre otros cargos, ha sido edil en León y presidente de Caja España, sustituye a Jesús Quijano, catedrático de la Universidad vallisoletana, que llevaba en el puesto desde 1990.

Maragall critica al PP

Pasqual Maragall, presidente del PSC, también se desplazó hasta Soria para participar en la clausura del congreso socialista. En referencia al modelo autonómico, Maragall afirmó que el PP "comienza a estar muy dividido y no tiene una doctrina que pueda poner de acuerdo a Fraga con Zaplana". Maragall se refirió así a las críticas del vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, sobre la relación que mantiene Maragall con el secretario del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero.

"Nosotros somos partidarios de una España plural, y los socialistas hemos representado siempre la unión y la diversidad al mismo tiempo, y eso es lo que el PP no puede hacer", advirtió. En este sentido, Maragall señaló que el PSOE es el de 1978, el de la Constitución, mientras que "ellos son los de 1981, los del susto. Las constituciones son vivas, son como los edificios que hay que ir alimentando, ya que son seres vivos", comentó el líder de los socialistas catalanes, quien sostuvo que la Constitución tiene vida propia y tiene "que cambiar como la vida misma".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de octubre de 2000