_
_
_
_
Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Caviar o gasolina

Parece como si la ya célebre disquisición académica entre la inversión pública en cañones o mantequilla renaciera hoy en día por el distinto modelo de financiación que representan los impuestos indirectos sobre el caviar o la gasolina. O al menos así lo plantean, mediante un sinfín de argumentos, los miembros de la Asociación de contribuyentes franceses, que preguntan cómo se puede defender una Tva (Impuesto sobre el valor añadido) del 5 por 100 sobre el caviar, y al mismo tiempo impuestos del 235 por 100 sobre la gasolina.La publicidad que realizan en su campaña contra el Ministro de Economía Laurent Fabius es doblemente cuidadosa, pretendiendo no sólo no ensuciar la vía pública, sino principalmente coincidir con la Exhibición mundial del automóvil que se celebra estos días en París, alcanzando mayor eco al obtener el apoyo de un sector, en tanto que inductor o favorecido, en un momento en el que las ventas mensuales de vehículos parecen haberse estancado.

Entre los argumentos se afirma que desde enero de 1999 a septiembre del 2000, los impuestos sobre carburantes derivados de petróleo han aumentado alrededor de 10 pesetas por litro, mientras los beneficios de las refinerías se han multiplicado por dos, y a su vez el Estado francés se ha beneficiado de una Tva de más de 125 pesetas por litro de gasolina. Análogos argumentos son aplicables al español, pues en el marco de la Unión europea, la postura es compartida, y en nuestro caso los impuestos sobre los derivados petrolíferos están alrededor del 75 por 100 del importe del litro.

La anécdota se limita a que en Francia el impuesto sobre la gasolina es 42 veces superior a la Tva sobre el caviar, ya que por otro lado, en ambos casos, con un sencillo cálculo sobre el consumo de un vehículo medio, se observa que circulando 15.000 kilómetros al año, y consumiendo 8 litros cada 100 kms., pagará alrededor de 150.000 pesetas de impuestos al año. Situación que se agrava, lógicamente, cuando la utilización del vehículo y el consumo de combustible se realiza por motivos profesionales.

Ante estas contundentes cifras, la petición de la reducción del precio del barril de petróleo, situado alrededor de 32 dólares, debería ir acompañada de medidas que hagan sostenible el crecimiento. Así ocurre con otros consumos básicos, como por ejemplo el agua, como magníficamente se pone de manifiesto en la exposición Agua i paisatge, en el Jardín Botánico de la Universitat de València, donde se explica que no se trata sólo de realizar obras hidráulicas, sino de racionalizar su consumo.

La crisis económica de comienzo de los setenta supuso la reducción inmediata por parte de los fabricantes de vehículos y poderes públicos de los elementos que incidían en el consumo de carburantes, pasando de los 15 ó 20 litros cada 100 kms., a los 8 de media actuales. Se estudiaron nuevos materiales, diseños de vehículos y carreteras, y se redujo la velocidad. La situación presente y de futuro hace preciso analizar combustibles alternativos, y por supuesto financiación alternativa de los gastos públicos necesarios, no haciéndolos depender de consumos que nos son de producción ajena, control de unos pocos, y utilización en ocasiones imprescindible por razones laborales.

Los países productores plantearán en cada ocasión los intereses que más les convengan, aún contrapuestos y con participación de las multinacionales del sector, para dar salida a una producción extensa pero limitada y ante una demanda amplia pero condicionada por el elevado gravamen al que se le somete. Los países consumidores, entre ellos EE UU donde también se observa la preocupación por la elevación del precio de la gasolina que ha llegado allí a las 75 pesetas/litro, harán bien en prever un desarrollo sostenible, reduciendo en los presupuestos del próximo año el montante equivalente a los aumentos observados en los meses precedentes, ya que siempre será mejor por esta vía presupuestaria que teniendo que recurrir a subvenciones extraordinarias.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Alejandro Mañes es gerente de la Fundació General de la Universidad de Valencia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_