Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JUAN MANUEL CAÑIZARESGUITARRISTA

"Ojalá escucharan en todas partes con tanto respeto como en Japón"

,Paco de Lucía lo escuchó por primera vez cuando tenía 12 años. Al chaval Juan Manuel Cañizares (Sabadell, 1961) le temblaban las piernas. Pero dejó satisfecho al maestro. Tanto, que al pasar los años le estuvo acompañando en todas sus formaciones. Está considerado como uno de los grandes dentro de la nueva generación de guitarristas flamencos. Morente, los Chieftains, El Último de la Fila, Alejandro Sanz, Camarón, Peter Gabriel, Niña Pastori, Al di Meola, Rocío Jurado o Carlos Núñez se han abrazado a su sonido. Acaba de sacar su tercer disco, Punto de Encuentro (EMI). Pregunta. Morente, De Lucía, Pastora Soler, Junkera, Hevia, Mike Stern... Vaya fusión.

Respuesta. Siempre me ha gustado mucho aprender de todos. No es flamenco flamenco, pero sí tiene su rondeña o sus alegrías. Es un disco de amigos para pasarlo bien e investigar un poquito.

P. ¿Cómo le ha dado por este nuevo berenjenal?

R. Fue un reto conmigo mismo: hacer música sencilla sin pretensiones con gente que venía de mundos distintos.

P. La guitarra flamenca ya no es sólo el acompañamiento del cantaor.

R. Sí, es cierto. Hay que pensar que la guitarra es un medio para expresar ideas desde la música. Puedes expresar todo con todo. Hacer jazz con guitarra flamenca o flamenco con ocarina.

P. ¿Exige mucho la guitarra?

R. El guitarrista debe conocer el baile y el cante. Eso le ha hecho trabajar muchísimas horas solo antes de ponerse en contacto con el público, estudiar y ser muy disciplinado para lograr algo suyo.

P. Los expertos aseguran que su sonido es inconfundible.

R. De eso se trata. El sonido de mi guitarra es mi voz interior.

P. ¿Lleva un cantaor invisible todo guitarrista flamenco?

R. Un cantaor y un bailaor dentro. Uno toca lo que escucha dentro de su cabeza. Y si le hace caso, sonará una melodía. Si no, sacará una música llena de alardes técnicos. Yo cada día creo más en la música pensada.

P. Dos letras de su nuevo disco las escribe su mujer, Mariko Ogura. ¿Qué pasa entre los japoneses y el flamenco?

R. Quizá entienden mejor la tensión interior que tiene el artista flamenco cuando se expresa, lo que hay detrás de cada sonido. No sé si algún día allí harán flamenco como en Andalucía. Pero ojalá en todas partes escucharan con el respeto que nos tienen en Japón.

P. Tiene fama de buena persona. ¿Eso es porque es buen músico?

R. En esto hay de todo. Yo no voy a juzgarme. Aunque la mayoría de los músicos grandes que conozco, la gente que hace su música con sencillez, trabajo y desde el corazón, suelen ser buena gente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de octubre de 2000