CICLISMO - MUNDIAL CONTRARRELOJ

Olano se queda sin oposición

Jalabert aparece como el único rival de consideración ante la ausencia de Ullrich y Armstrong

La cuenta parece sencilla. No estarán los tres primeros de los Juegos Olímpicos de Sydney, tampoco estarán algunos de los más destacados contrarrelojistas de la temporada. Redondo y con asas, dicen. Así, Abraham Olano, uno de los mejores especialistas mundiales, parece que apenas contará con oposición hoy, en Plouay (Francia), durante los 48 kilómetros del Campeonato del Mundo. Como mucho, añaden los morbosos, el único rival del guipuzcoano, ya campeón del mundo de la especialidad en 1998, en un Mundial más completo, debe ser Laurent Jalabert, el francés que hasta esta temporada ha sido su compañero en el ONCE.No estarán los mejores. No estará el campeón olímpico, el sorprendente ruso Viatcheslav Ekimov; tampoco el campeón mundial saliente, el alemán Jan Ullrich, segundo en Sydney; ni siquiera el ganador del Tour, el norteamericano Lance Armstrong, el gran derrotado de Sydney. Más todavía: de los ganadores de las contrarreloj esta temporada en Giro, Tour y Vuelta, faltan todos menos Olano. Falta, por dopaje, el checo Jan Hruska, faltan también el colombiano Víctor Hugo Peña, revelación de la temporada con su triunfo en la contrarreloj de Bibione, en el Giro, el inglés David Millar, ganador de la primera contrarreloj del Tour, el veterano suizo Alex Zülle, campeón mundial en el 96 y primer maillot amarillo de la Vuelta, y el alicantino Santos González, el corredor del ONCE que se lesionó en Sydney, adonde llegó fuerte después de ganar la última contrarreloj de la Vuelta. Ausencias que hacen hueco a un duelo, a pesar de todo, muy interesante: Laurent Jalabert contra Abraham Olano.

El duelo suena a fratricida. Dos amigos y compañeros de equipo cara a cara y Manolo Saiz, que estará en Francia conduciendo el coche que siga a Olano, entre medias. Jalabert, campeón Mundial en San Sebastián, en 1997, ha sido compañero de Olano en el ONCE las dos últimas temporadas, aunque ha anunciado que cambiará de equipo el año próximo (de hecho, busca equipo actualmente: su puesta en el mercado ha llegado en mal momento, y al parecer ningún equipo francés dispone de medios para estar a la altura de sus necesidades económicas) debido a desavenencias con el director, Manolo Saiz. Una ruptura que se hizo patente en el último Tour, cuando en la última contrarreloj al francés le siguió el tercer coche del equipo con un masajista al volante. Sin embargo, desde el equipo español anuncian que ello no ha obstado para que Saiz y Jalabert hayan vuelto a colaborar pensando en el Mundial, y que el director cántabro haya dirigido la preparación específica del francés para la prueba que se celebra en su país y que supone su regreso a su selección nacional después de dos años de enfrentamiento.

Olano habló ayer, no sólo de Jalabert, a quien respeta y teme (y admira: "si tiene que ganarme alguien, que sea él"), también del circuito ("es duro al principio y soplará el viento, por lo que habrá que regular para tener fuerzas al final; el viento, de todas maneras, nos favorece a los especialistas") y de las ausencias. "No será un Mundial devaluado", dijo. "Y ya me habría gustado que estuvieran Armstrong, Ullrich y compañía, porque siempre me gusta enfrentarme a los mejores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 11 de octubre de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50