Una estudiante agredida hace de cebo para detener a un violador en serie

Una joven vejada por un violador en serie tuvo la valentía de acudir a una cita con él -48 horas después- y servir de cebo para que la policía pudiese atraparlo en el centro de Madrid. El supuesto agresor sexual, Óscar C. S., de 29 años, se fugó esposado el 21 de septiembre de un hospital de Zaragoza al que había sido trasladado desde la cárcel. Estaba en prisión preventiva acusado de cinco delitos sexuales cometidos en Soria en septiembre de 1999. En las últimas dos semanas abusó de seis jóvenes en Madrid. Desde 1989 ha sido detenido seis veces por violaciones.La mujer que consiguió atrapar al agresor fue abordada el pasado lunes por Óscar C. S., dentro de su coche, en la plaza de Cánovas del Castillo. El agresor la amenazó con un cuchillo y la obligó a conducir hasta un descampado de Alcalá de Henares, donde la agredió sexualmente. El violador la conminó a sacar 25.000 pesetas de un cajero.

Más información
'El violador del pepino'

De regreso a la capital, la víctima, de 22 años, ideó un plan para atraparle, tras recordar varios casos denunciados en los medios de comunicación. La víctima, que pensó que el agresor conocía sus datos personales, decidió citarle para dos días después. Óscar se apeó del coche en la plaza de Castilla, tras acordar con la joven encontrarse el pasado miércoles en la boca de metro de Banco de España, cerca de la plaza de Cibeles.

La muchacha acudió esa misma noche al Servicio de Atención a la Mujer para denunciar los hechos. Explicó a los agentes que había quedado en reunirse 48 horas después con el violador.

El supuesto sátiro acudió a la cita con la víctima al estar convencido de que había quedado seducida

A las seis de la tarde del pasado miércoles, la joven estudiante acudió a la cita concertada con Óscar. Vigilada a distancia por media docena de agentes y con un micrófono oculto, esperó a su agresor. La muchacha vio enseguida a Óscar. Iba vestido con pantalones y camisa vaquera. Según la policía, el hombre estuvo dando varias vueltas por la plaza hasta comprobar que no había enemigos en la plaza de Cibeles.Cuando el agresor se decidió a acercarse a la muchacha y ambos estuvieron frente a frente, cinco mujeres y dos hombres del grupo III de la Brigada de Policía Judicial le rodearon. El sospechoso golpeó a uno de los policías y trató sin éxito de escapar. Óscar portaba un carné de identidad que había perdido otra persona. También llevaba 20.000 pesetas en sus bolsillos, según la policía.

En las dependencias del SAM (Servicio de Atención a la Mujere), los agentes consiguieron averiguar que, según su descripción, era el sospechoso de al menos otras seis agresiones sexuales. Finalmente, ha sido reconocido por seis víctimas, cuatro de las cuales fueron violadas.

La policía atribuye al supuesto sátiro una primera violación a otras tres jóvenes -dos de ellas primas entre sí- a las que también raptó en su coche el pasado 28 de septiembre desde la plaza de la Cebada hasta la Casa de Campo. Sin dejar en ningún momento una navaja, sometió a las tres mujeres a todo tipo de abusos sexuales y vejaciones.

Los investigadores también imputan al arrestado la agresión a otra mujer, durante la madrugada del pasado miércoles, en el distrito de Arganzuela. Óscar obligó a esta mujer a entrar en un portal, le robó el dinero y, a continuación, la violó. Horas después también abusó de otra joven en un portal de la calle de Magdalena.

Óscar C. S. ha negado ante la policía ser el autor de los delitos sexuales que se le atribuyen en Madrid. En su defensa, asegura que las chicas accedieron sin oposición a mantener relaciones sexuales. "El hombre asegura que es muy guapo y atractivo y que ellas caen seducidas por sus encantos; por eso seguramente picó en el cebo de la penúltima joven al creer que tras la violación se la había ligado", explicó un portavoz de la Jefatura Superior de Policía. Óscar tiene todo su cuerpo moreno, de 1.70 metros de altura, repleto de arañazos y cicatrices fruto de los forcejeos que ha mantenido con sus múltiples víctimas, la mayoría menores de 25 años.

Para todas sus fechorías, Óscar siempre iba armado con un cuchillo de cocina de grandes dimensiones. En la detención no se le intervino ningún arma. Además, obligaba a la víctimas a desnudarse por completo y solía raptarlas dentro de sus coches para conducirlas hasta un descampado.El hombre, según la policía, no tiene oficio conocido y asegura que nunca ha trabajado. .

En su archivo policial constan al menos 20 agresiones sexuales y otras tantos robos y atracos. La primera violación la cometió supuestamente cuando tenía 17 años. En su ciudad natal, Zaragoza, fue condenado a ocho años de cárcel en 1995. En la cárcel de Soria conoció a una mujer con la que comenzó a salir. Al abandonar la prisión vivió con ella. Mientras mantuvo esa relación en la capital soriana, cometió presuntamente en un mes cinco violaciones por las que fue detenido e ingresado en la prisión de Torrero, pendiente de ser juzgado. Hace 15 días escapó y hoy pasará a disposición judicial.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS