Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivaldo viaja a Brasil pese a estar lesionado

Rivaldo viajó ayer a Brasil pese a encontrarse lesionado, pero en el club azulgrana existió cierta incertidumbre sobre este viaje. Los jugadores azulgrana acabaron de entrenarse al mediodía de ater tras sumar en Riazor su cuarta derrota en siete partidos y, para empezar, ninguno de los 21 futbolistas dio la cara ante los medios. "¿silenzio stampa?", se insistía. "No, son las circunstancias". Bueno, pero, ¿y Rivaldo? Y vuelta a empezar. Posiblemente, a esas horas, el brasileño ya volaba a Brasil, con el permiso del club, de vacaciones.El brasileño ya no viajó a A Coruña por una lesión en un tobillo. La resonancia magnética del viernes confirmó la molestia y el Barça remitió el informe a la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) para que le liberara del Venezuela-Brasil del domingo. Los médicos de la canarinha, anteayer, bendecían la exclusión. Todo, hasta ahí, correcto. Ya no lo fue tanto que los fisioterapeutas del Barça aguardaran inútilmente a Rivaldo y que el club no quisiera decir o no supiera de él.

Días de vacaciones

La primera pista llegó sobre las 13.30 horas de la mano de Manuel Auset, amigo de Rivaldo, que aseguró que el futbolista había hecho en su casa la recuperación. Ya deslizó que quizá viajaría a Brasil. A las 14.00 horas, el responsable de prensa del equipo avanzó: "Quizá quieren que se presente con el informe médico. No sé si volverá. Igual hace allí la recuperación". Pasaron las horas y el Barça seguía sin informar dónde estaba el jugador mejor pagado del mundo. Todos los móviles desconectados. Josep Maria Minguella, el agente, sólo tenía a mano a las 17.00 horas la versión de Auset: "Parece que Rivaldo se ha ido a Río vía Zúrich por una contraorden de Brasil. No quieren sentar un precedente de que un fax baste para liberar a un jugador".Pero la CBF se encargó de descubrir el desgobierno del Barça: la jefe de prensa y el médico daban por válidos los informes del club y el seleccionador accidental, Candinho, avisó: "No cuento con Rivaldo. Está lesionado y no sé que viene a hacer aquí". Gabriel Masfurroll, el portavoz del Barça, negó esa versión e insistió en que el brasileño viajó sólo para constatar la lesión: "Para el Barça no está de vacaciones". Todo inútil. Al final, Joan Gaspart confirmó que el club había autorizado el viaje por algo -un problema familiar- que no podía desvelar. Lo único que quedó desvelado fue que Rivaldo estará en Brasil mientras sus compañeros se entrenan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de octubre de 2000