Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno plantea nuevas ayudas fiscales a los agricultores para compensar el alza del gasóleo

LA CRISIS DE LOS CARBURANTES. El Gobierno y las asociaciones agrarias avanzaron ayer sustancialmente en la negociación de un acuerdo que acabe con las movilizaciones en demanda de medidas para compensar la escalada del precio de los carburantes. La negociación estuvo precedida de otra jornada de protestas y las organizaciones agrarias mantienen las movilizaciones, aunque el Ejecutivo cree que el acuerdo está cerca. Mientras, los ministros de Transporte de la UE fracasaban en su intento de promover medidas para equiparar la fiscalidad de los carburantes. En medio del desacuerdo, la comisaria de Transportes Loyola de Palacios defendió una reducción "transitoria" del impuesto de carburantes.

Mientras las protestas contra el alza de los combustibles se extendían por toda España, el Gobierno volvió a poner ayer sobre la mesa, tras días de negociaciones, su "último" plan para ayudar a los agricultores a superar la crisis de los carburantes y, de paso, terminar con las protestas. En una reunión de urgencia celebrada hasta bien entrada la noche entre los ministros de Agricultura y Hacienda y las asociaciones agrarias, el Ejecutivo lanzó una propuesta de mejoras fiscales, que fue incluso mejorada durante la maratoniana reunión.

Mientras las protestas contra el alza de los combustibles se extendían por toda España, el Gobierno volvió a poner ayer sobre la mesa, tras días de negociaciones, su "último" plan para ayudar a los agricultores a superar la crisis de los carburantes y, de paso, terminar con las protestas. En una reunión de urgencia celebrada hasta bien entrada la noche entre los ministros de Agricultura y Hacienda y las asociaciones agrarias, el Ejecutivo lanzó una propuesta de mejoras fiscales, que fue incluso mejorada durante la maratoniana reunión. La propuesta del Ejecutivo no incluye la principal reinvindicación de las asociaciones agrarias: la reducción del impuesto especial del gasóleo.Las organizaciones agrarias consiguieron que el Gobierno ofrezca ventajas fiscales en el IRPF (deducción del 35% de los módulos), en el IVA (podrían repercutir en sus productos hasta el 7% como compensación al IVA que pagan, en lugar del 5% actual) y un programa de créditos oficiales por 30.000 millones de pesetas, que sería gestionado por las agrupaciones firmantes del acuerdo cuando se firme. A las cooperativas, se les ofrece la posibilidad de vender gasóleo agrícola en sus instalaciones.

Para los ministros de Hacienda, Cristóbal Montoro, y de Agricultura, Miguel Arias-Cañete, "se trata del mayor esfuerzo financiero que se puede hacer". Pero las organizaciones agrarias terminaron la reunión con el único compromiso de estudiar las propuestas y sin desconvocar las movilizaciones para los próximos días. La Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja), ligada a la patronal, la Coordinadora de Asociaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) y a la Confederación de Cooperativas Agrarias Españolas) reconocieron "avances importantes" y estudiarán hoy las propuestas, pero la UPA se mostró muy crítica "porque el Gobierno sigue sin atender la principal reivindicación".

Propuesta en estudio

La propuesta permite la deducción de un 35% a partir del último trimestre de este año sobre la base de la factura de gasóleo a la hora de hacer la declaración del IRPF por el sistema de módulos, el elegido por casi la totalidad del sector. Es decir, de cada cien pesetas de gasóleo que compren, pueden deducir de la factura un 35%. Se da la circunstancia, no obstante, de que la mayoría del sector está exento de hacer la declaración.Además, el Gobierno plantea aumentar en dos puntos la compensación que el sector recibe por IVA. Ahora los agricultores pueden repercutir en sus productos el 5% como compensación al IVA que pagan en sus compras (entre ellos el 16% en el gasóleo). Asaja pidió en la anterior reunión que fueran cuatro puntos.

La tercera medida importante contempla una vieja reivindicación de los agricultores: que las cooperativas puedan suministrar carburantes a terceros sin intermediarios. Todo ello aliñado con una serie de deducciones fiscales para el uso de ecocarburantes, la agricultura ecológica o el uso compartido de maquinaria.

El objetivo de este plan es aliviar las cargas fiscales. El Gobierno asegura que la propuesta supone una cantidad mayor a los 40.000 millones de pesetas que hubiera supuesto la supresión del impuesto sobre el gasóleo agrícola. Para los agricultores no sirve de mucho, sobre todo si se tienen en cuenta los 104.000 millones de pesetas de pérdidas que ha sufrido el sector desde enero de 1999 a causa de la subida de los carburantes. Y, especialmente, porque no prevé una reducción del impuesto del gasóleo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de septiembre de 2000

Más información

  • El Ejecutivo anuncia que no hará más concesiones y las organizaciones mantienen las protestas