Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAMBIOS LEGISLATIVOS CONTRA EL TERRORISMO

Justicia dice que la jurisprudencia europea avala sus medidas

El Estado se encuentra legitimado para tipificar y castigar aquellas acciones, expresiones o manifestaciones que incitan o elogian el uso de la violencia terrorista, según la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), indicaron ayer fuentes de la Secretaría de Estado de Justicia, a propósito del delito de apología del terrorismo.La sentencia del TEDH de 28 de septiembre de 1999 explica que "allí donde las declaraciones litigiosas incitan al uso de la violencia con respecto a un individuo, un representante del Estado o una parte de la población, las autoridades nacionales gozan de un margen de apreciación más amplio en su examen de la necesidad de una injerencia en el ejercicio de la libertad de expresión".

Según las citadas fuentes, la apología de los crímenes de terrorismo y sus autores, tal y como está hoy reglada en el Código Penal, sólo puede ser penada en el caso de que exista "una incitación directa a cometer un delito". Esto hace prácticamente imposible que las conductas de exaltación, elogio y alabanza a los terroristas y a sus acciones criminales puedan ser castigadas, lo cual provoca una sensación de impotencia en la sociedad, que llega a sentirse atemorizada, según las citadas fuentes.

El Tribunal Constitucional ha declarado que "la apología de los verdugos, glorificando su imagen y justificando sus hechos a costa de la humillación de sus víctimas, no cabe en la libertad de expresión como valor fundamental del sistema democrático que proclama la Constitución".

El Tribunal Supremo, en una sentencia de 1996 que condenó a tres jóvenes a seis meses de prisión por hacer una pintada con el texto " ETA, jo ta ke" (ETA, adelante), -la única sentencia condenatoria por apología del terrorismo contra el entorno de ETA en la pasada década- declaró también que los acusados "no sólo han expresado coincidencia con la ideología de la organización armada sino también con su método principal, y lo han hecho con palabras que, como "adelante", significan que se propone la continuación de una forma de acción como un valor que no debe retroceder ante el ordenamiento jurídico".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de septiembre de 2000