Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS - OPEN DE ESTADOS UNIDOS

Moyà dilapida sus opciones

El mallorquín pierde con Martin tras tener dos 'sets' de ventaja y una pelota de partido

Sorteo de la Copa Davis

El tenis español cuadró ayer el peor balance del año en un torneo del Grand Slam. Peor incluso que en Wimbledon, donde al menos Magüi Serna consiguió clasificarse para los cuartos de final. E incomparable con el Open de Australia y Roland Garros . El Open de Estados Unidos se quedó sin españoles en los octavos de final cuando Carlos Moyà y Juan Carlos Ferrero, los dos últimos supervivientes, fueron eliminados.Fue un final triste, puesto que el de Ontinyent resultó masacrado por el ruso Marat Safin (6-1, 6-2. 6-2) y el mallorquín dilapidó una ventaja de dos mangas a cero y una bola de partido, en la cuarta, antes de perder frente al estadounidense Todd Martin por 6-7 (3-7), 6-7 (7-9), 6-1, 7-6 (8-6), 6-2, en el partido más largo de esta edición del torneo, 4 horas y 15 minutos. "Perdí una gran oportunidad", reconoció luego Moyà.

Y en realidad fue así. No sólo porque perdió un partido que tuvo prácticamente ganado, sino porque su cuadro se había abierto de forma considerable desde que eliminó a Àlex Corretja en la tercera ronda. Si hubiera superado a Martin, se habría encontrado con el sueco Thomas Johansson en cuartos de final, y con Safin o Kiefer en las semifinales.

Sin embargo, su derrota arroja también algunos aspectos positivos. Es evidente que Moyà no está al ciento por ciento de su capacidad tenística. Pero, aún así, estuvo a un paso de clasificarse para los cuartos de final del último Grand Slam de la temporada. Y eso refleja claramente su recuperación. Moyà vuelve a estar ahí. Pero le faltan más partidos de alto voltaje para que su mente vuelva a adaptarse a las exigencias de la alta competición. Frente a Martin, finalista en Nueva York el año pasado, eso se hizo patente. Al Moyà que ganó en Roland Garros en 1998 difícilmente se le hubiera escapado el partido que jugó en la madrugada del martes.

Y ni siquiera hubiera tenido tantas dificultades para adjudicarse las dos primeras mangas, en las que se le escaparon tres break-points y dos bolas de set (con 5-4 y 15-40) en la primera, y otras tres bolas de rotura para el 5-4 de la segunda, que acabó ganando de forma desesperada tras salvar cuatro puntos de set. Incluso sin jugar a su mejor nivel y a pesar de que hacía viento y frío, Moyà demostró una mayor calidad tenística que Martin, y controló todos los puntos que se disputaron desde el fondo.

Pero después se relajó, algo que le ocurre con excesiva frecuencia, prácticamente regaló la tercera manga, y dejó que Martin entrara en el partido y fuera encontrándose con su mejor juego. "Me tomé un respiro", admitió Moyà. "Y Todd comenzó a arriesgar y a sacar bien. Cuando él tenía el partido perdido es cuando mejor ha sacado. Y yo perdí la oportunidad de ganar en la cuarta manga. No la supe aprovechar".

La ocasión

le llegó al mallorquín, de 24 años, en el desempate de la cuarta manga cuando se colocó con 6-5 y dispuso de una bola de partido. Pero Martin tenía el saque y lanzó un ataque furibundo que Moyà no logró controlar. Después, en el set final, no hubo opciones para el español. Martin ya estaba lanzado. Y repitió la historia que había protagonizado el año pasado, cuando salvó un partido ante Rusedski tras ir perdiendo por 5-7, 0-6 y 1-5. Fue la séptima vez en que Martin levantó una desventaja de dos mangas a cero.

"Me siento fatal", afirmó Martin tras su victoria. "Pero también genial". El estadounidense, de 30 años, rompió su raqueta contra el suelo (luego la cedió a beneficiencia), y dio varias vueltas a la pista dando la mano a todos los aficionados que se concentraron en las gradas bajas de la pista (los poquísimos que soportaron el frío y aguantaron hasta la una de la madrugada), para evitar que la gélida sensación que ofrecía el cemento vacío del aforo.

Moyà, que cometió 13 dobles faltas y 53 errores no forzados, se fue con la cabeza baja y todavía sin comprender con exactitud qué le acababa de ocurrir. "Aún no he encontrado respuesta a esta derrota", indicó. "Pero estoy jugando bien y si sigo así tengo opciones de entrar en el equipo de Copa Davis para la final ante Australia. Ahora el equipo no se forma en base a la clasificación, sino en base al momento de cada jugador".

Hoy se efectuará el sorteo de la próxima edición de la Copa Davis, en la que España partirá como segundo cabeza de serie. La condición de favorito impedirá que el equipo español se encuentre en la primera ronda con algunos de los países más peligrosos como Australia, Suecia, Estados Unidos, Francia, Rusia o Alemania. El primer rival de España saldrá de este grupo de equipos: Marruecos, República Checa, Eslovaquia, Bélgica, Ecuador, Rumania, Suiza y Holanda. En los últimos tres casos, España debería desplazarse. En el resto, el sorteo decidirá la sede.Resultados:

Individual masculino. Cuartos de final: Lleyton Hewitt (Australia)-Arnaud Clement (Francia), 6-2, 6-4 y 6-3.

Octavos de final: Nicolas Kiefer (Alemania)-Magnus Norman (Suecia), 6-2, 6-7 (3-7), 6-1 y 6-3. Marat Safin (Rusia)-Juan Carlos Ferrero (España), 6-1, 6-2 y 6-2. T. Johansson (Suecia)-Wayne Arthurs (Australia), 6-4, 6-7 (7-9), 6-3 y 6-4. Todd Martin (EE UU)-Carles Moyà (España) , 6-7 (3-7), 6-7 (7-9), 6-1, 7-6 (8-6) y 6-2).

Individual femenino. Cuartos de final: Martina Hingis (Suiza)-Monica Seles (EE UU), 6-0 y 7-5. Venus Williams (EE UU)-Nathalie Tauziat (Francia), 6-4, 1-6 y 6-1. Elena Dementieva (Rusia)-Anke Huber (Alemania), 6-1, 3-6 y 6-3.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de septiembre de 2000