Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VUELTA 2000 Undécima etapa

Laiseka se alía con la Vuelta

Roberto Laiseka le ha cogido gusto a la Vuelta. En sus siete años como profesional, sólo tiene dos victorias destacables. Las dos en la Vuelta, en llegadas en alto, y precisamente cuando en teoría debía iniciarse el ocaso de su carrera. En la primera, sorprendió a todos el año pasado en Abantos, cuando los favoritos españoles se vigilaban mientras Ullrich pasó sus peores momentos como líder. La segunda, ayer, a sus 31 años, mientras todos miraban al Kelme. "Desde que di el salto a profesionales, cada vez me siento mejor", confiesa el único corredor que sobrevive del primer equipo de la Fundación Euskadi, formado en 1994.Laiseka no llegaba en plenas condiciones a la Vuelta. Se rompió la clavícula en mayo y apenas había competido. Pero él, en su alianza particular con la Vuelta, ha sabido encontrar el momento adecuado. "He visto una buena oportunidad cuando se han marchado los del Kelme. Primero he atacado en los primeros kilómetros de la subida, pero he decidido parar. Luego, cuando ha saltado Sevilla, le he cogido y le he remachado. Los kelmes llegaban fundidos. Ya he subido solo, sufriendo a tope porque sabía que los tres o cuatro últimos kilómetros se hacían más fáciles".

Para el Euskaltel, la victoria resulta especialmente importante. No por lo que supone ganar una etapa en la Vuelta, sino sobre todo porque Jean Marie Leblanc está mirando con lupa al equipo de Julián Gorospe porque sopesa la posibilidad de ficharlo para el Tour de 2001. De momento, el Euskadi cuenta en su currículo con una temporada brillante (gracias a Zubeldia en la Dauphiné Libéré y en la Bicicleta Vasca, más la nueva victoria de Laiseka) y con un ganador de dos etapas del Tour (David Etxebarria se incorporará al equipo al final de este año).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de septiembre de 2000