Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
HOMENAJE

Orba declara hijo adoptivo al pintor taurino Ruano Llopis

Joselito, Belmonte, Granero y Barrera no son más que unos cuantos de los toreros españoles que el luminoso pincel de Carlos Ruano Llopis, reflejó para la posteridad en sus carteles taurinos. De su fama como pintor da cuenta el hecho de que expusiera su prolija producción pictórica por todo el mundo, con el beneplácito de crítica y público. Del carácter póstumo de su obra, hablan todos los museos taurinos de España y América, en donde los carteles de éste afamado artista alicantino ocupan un lugar de mérito. Ruano nació en 1978 en Orba (Alicante), y murió en México, tras una larga enfermedad, el 2 de septiembre de 1950, sin poder regresar a su pueblo natal, como fue su deseo en esos últimos días de su vida. El sábado, la localidad entera le homenajeó con la declaración de hijo adoptivo de la villa, la inauguración de un busto en su honor y la clausura de una exposición de una serie de sus paisajes.

El trabajo ingente de la comisión organizadora con motivo del 50 aniversario de su muerte, se ha visto recompensado estos días con la presencia de sus descendientes más directos: su hija Carola Ruano, y sus nietos -alguno de notable parecido físico con su abuelo-. Fueron ellos quienes recibieron de manos del alcalde, Melchor Llopis (PP), y en nombre de toda la población, el más sentido afecto y agradecimiento por "llevar el nombre de Orba por todo el mundo". El consistorio aspira también a dar continuidad al reconocimiento a éste orbense de pro, para "que sea conocido por todas las generaciones", como señaló Mut, y para ello estudia la creación de una Escuela Municipal de Pintura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de septiembre de 2000