El Bloc da por roto el pacto de progreso con el PSPV tras la moción de censura en Orba

El Bloc Nacionalista Valencià considera "papel mojado" el pacto de progreso suscrito tras las últimas elecciones autonómicas y locales por la formación nacionalista, el PSPV y EU dada la actitud de los socialistas, cuyo apoyo ha sido vital para que el PP arrebate a la formación nacionalistas las alcaldías de dos localidades de La Marina, Xaló y Orba. La formación presidida por Pere Mayor considera que la falta de dirección que padece el PSPV y la complicidad de algunos dirigentes de ese partido con el PP, por los intereses especulativos que comparten, perjudica al Bloc.

Intereses especulativos

El llamado pacto de progreso fue suscrito tras las elecciones autonómicas y municipales de junio de 1999 con la intención de agrupar los votos de PSPV, EU y Bloc en aquellas localidades en las que su unión sirviera para, arrebatando alcaldías al PP, conformar gobiernos de izquierdas. Hace poco más de un año, en julio de 1999, el propio Mayor valoraba positivamente la entente: se alcanzaron acuerdos en un 80% de los municipios en los que existía esa posibilidad, lo que, entre otras cosas, concedió al Bloc gran parte de las 19 alcaldías que controlaba en la Comunidad Valenciana.

Ahora mismo, la situación es completamente diferente, y a falta de la ratificación de la ejecutiva del partido, el presidente del Bloc dió por roto ayer el pacto de progreso. "14 meses después, el balance del acuerdo es claro: el Bloc Nacionalista Valencià ha dado al PSPV la alcaldía de Biar y el PSPV ha arrebatado dos alcaldías al Bloc para entregárselas al PP".

Precisamente, la situación política en Orba ha precipitado el anuncio de Mayor. El PP y dos de los tres concejales del PSPV de esa localidad de La Marina Alta, de poco más de 1.600 habitantes, han presentado una moción de censura contra el alcalde, Manuel Aranda, del Bloc. La moción, en principio, será debatida y aprobada en un pleno municipal a celebrar el próximo día 23.

A la vista de la actitud de los socialistas, ninguno de cuyos líderes se ha puesto en contacto con los nacionalistas, Mayor considera que el PSPV "da por finalizado" el pacto. "Es papel mojado", reiteró el presidente del Bloc, quién no dudó en pedir "responsabilidad al PSOE como principal fuerza progresista".

"Esperamos que el próximo secretario general aborde esta situación", añadió Mayor.

De hecho, para el dirigente del Bloc "el desgobierno" del PSPV se traduce en su inactividad. "La dirección de los socialistas prometió expedientar al concejal que cambió su voto para que perdiera la alcaldía el Bloc", dijo Mayor, que, a continuación, aseguró no tener constancia de que el anuncio de sanción haya fructificado.

Las consecuencias de la anunciada ruptura del pacto son impredecibles. En cualquier caso, y sin mayor concreción, el presidente del Bloc lanzó un primer aviso. "Tomamos nota y empezamos a encontrarnos con las manos libres para tomar las decisiones que creamos oportunas en cada momento".

Es más, de persistir esa actitud, "actuaremos en consecuencia en una serie de poblaciones y mancomunidades en las que ellos gobiernan con nuestro apoyo", agregó Mayor. El secretario de organización del Bloc, Ferran Puchades, aseguró que ambos partidos comparten los gobiernos, entre ayuntamientos y comunidades, de unas 40 instituciones.

El Bloc también apuntó ayer las razones por las que, en su opinión, concejales del PP y el PSPV se han unido para compartir responsabilidades de gobierno en Xaló y Orba: la especulación. Según Mayor, los dirigentes locales y comarcales de estos dos partidos tendrían intereses económicos comunes, básicamente relacionados con la actividad urbanística y el aprovechamiento del agua. Siempre en función de la teoría de la formación nacionalista, los cargos del PP y el PSPV querrían utilizar los gobiernos municipales para hacer negocios en una zona en la que, gracias a su intensa actividad turística, el suelo y el agua (un bien escaso) tienen un gran valor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 11 de agosto de 2000.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50