Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid pierde 4-3 con el Servette suizo

El Madrid disputó ayer el segundo amistoso de pretemporada, el primero de cierto nivel, en Ginebra, ante el Servette de la Primera división suiza, de cuyo campeonato ya se han disputado cuatro jornadas. El resultado final, "que era lo de menos" según Del Bosque, fue de 4-3 favorable al equipo suizo. Solari y Geremi, éste en dos ocasiones, quizá para celebrar su continuidad en el club, marcaron los tantos madridistas. Tres fallos defensivos, dos de Karanka, y un penalti permitieron al Servette batir en cuatro ocasiones a César, el único portero que jugó en el Madrid. El Madrid mostró una lógica falta de rodaje ante un adversario inferior, pero que está metido en plena competición. Pese a los dos goles de Geremi, uno de ellos de cabeza, los más destacados del conjunto blanco fueron, por encima de todos, Celades y Solari y, en menor medida, Eto'o. Del Bosque continuó con los ensayos, aunque cada vez tiene más claro qué jugadores le sobran. Y también lo tienen claro los elegidos, pues ayer Pirri y Del Bosque les informaron personalmente. El técnico no cuenta con Baljic, Ognjenovic, Rodrigo, Congo, Bizarri, Dorado, Tote, Rivera y Canabal. Le quedan dudas en los casos de Eto'o, Cambiasso y Julio César, en cuyos casos todo depende de la cuantía de las ofertas que lleguen al club. Y ha decidido que siga en la plantilla el camerunés Geremi. Caso aparte es el de Illgner, del que el técnico quiere prescindir pero que está dispuesto a quedarse aun sin jugar en todo el año.

El mayor problema con el que se encuentra el cuerpo técnico es el de Baljic, por el que quiere sacar el máximo dinero posible. Al Madrid le sobran atacantes zurdos -tiene a Savio, Munitis, Solari y Guti- y el jugador bosnio mantienen una gran cotización en Turquía, país del que se lo trajo Toshack a principios de la pasada temporada. El Madrid sabe que el Fenerbace está dispuesto a ofrecer por el jugador una enorme cantidad de dinero, se habla incluso de 3.000 millones de pesetas. Florentino Pérez consultó con los técnicos y éstos le dijeron que el jugador estaba en venta. Baljic acepta irse, pero en calidad de cedido. Y en ese caso el Fenerbace no quiere pagar, ni de lejos, lo que pagaría en caso de que llegara traspasado. El Madrid necesita dinero y Del Bosque ya le ha dicho al jugador que no cuenta con él. Y desde la presidencia aprietan a Pirri para que convenza al jugador. En ello está.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de julio de 2000