Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El impulsor de la revolución tecnológica en Japón, acusado de evasión fiscal

Masayoshi Son, presidente de Softbank, empresa japonesa de servicios y negocios relacionados con Internet, evadió impuestos al no declarar 90 millones de yenes (147 millones de pesetas) en beneficios entre los años 1997 y 1999, según informaron fuentes empresariales del país asiático. Son, que dirige una de las empresas que están liderando la revolución de las nuevas tecnologías en Japón, deberá pagar una tercera parte de la suma ocultada como impuestos retrasados y multas.

La evasión de impuestos se produjo al dejar Son de pagar a una filial de la compañía Softbank unos 20 millones de yenes en alquileres y servicios por la casa que habitó durante dos años. El ejecutivo concedió préstamos a otra filial de la empresa que preside que produjeron beneficios gravables de unos 40 millones de yenes y que Son aún no ha cobrado.

Según el diario japonés Yomiuri, la suma total que Son ocultó a la Hacienda pública asciende a 820 millones de yenes (1.332 millones de pesetas) y la multa será de 288 millones de yenes (460 millones de pesetas).

Masayoshi Son fue catalogado como el contribuyente individual número 16 en Japón en el año 1999, con una aportación a las arcas estatales de 630 millones de yenes (1.026 millones de pesetas).

Según la revista estadounidense Forbes, el empresario japonés tuvo la posibilidad de desbancar del primer puesto de los millonarios del mundo a Bill Gates, pero la caída en un 77% de los títulos de su compañía hizo que su fortuna personal descendiera de 68.500 millones de dólares a 21.800 millones de dólares (de 12,3 billones a 3,9 billones de pesetas) entre los meses de febrero y mayo pasados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de julio de 2000