Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA RENOVACIÓN DEL PSOE

El nuevo líder del partido será elegido en una única vuelta

Será elegido secretario general del PSOE el candidato que obtenga un solo voto más que los demás, sin exigencia de porcentajes concretos. Ésa es la fórmula definitiva que ayer acordó la Comisión Política, a propuesta de Manuel Chaves, a expensas de que el primer día del congreso los delegados la aprueben. La propuesta no será presentada por la gestora sino por varias delegaciones que ya están en el acuerdo.La resolución para la elección de la Comisión Ejecutiva Federal dice lo siguiente: "Resultará elegido el candidato que obtenga la mayoría simple de los votos emitidos. El candidato electo elaborará y remitirá a la Comisión de Estatutos una propuesta de estructura de la Comisión Ejecutiva Federal, con un mínimo de 15 miembros y un máximo de 21, a fin de que por ésta se emita el correspondiente dictamen, para su posterior aprobación en pleno". "Concluido el trámite anterior", continúa la resolución, "se someterá a votación, individual y secreta, de los delegados, la candidatura a la ejecutiva en lista completa, cerrada y bloqueada".

Esta fórmula "por mayoría, con una única vuelta y dos votaciones", en explicación de Manuel Chaves, introduce el matiz de que la persona que surge de la primera votación es "el candidato electo" y se reserva para la segunda votación, con su equipo, la denominación de secretario general. De esta manera se pretende que los delegados y la opinión pública olviden el resultado de la primera votación y quede fijado en la memoria y en los textos el porcentaje por el que resultó elegida la Ejecutiva Federal, con el secretario general a la cabeza.

Con ese sistema se pone la esperanza en que en esa segunda votación el candidato haya sido capaz de "pactar e integrar" y, por tanto, los delegados respondan con una votación mucho más abultada que la primera. "Éste es un sistema neutral para los cuatro candidatos", dijo Manuel Chaves nada más aprobarse esta resolución.

Los aspirantes a la secretaría general necesitarán el aval del 10% de los delegados, en concreto 98 firmas. Los delegados sólo podrán avalar a un candidato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de julio de 2000