Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo privado invertirá 20.000 millones en viviendas para mayores en El Puerto

Debate urbanístico

El ayuntamiento de El Puerto de Santa María (Cádiz) anunció ayer una inversión de "casi 20.000 millones de pesetas" para la construcción de una zona residencial para mayores, cuyo convenio urbanístico será firmado el viernes. El concejal de Urbanismo, Pedro Alamillos, de Independientes Portuenses, explicó que se trata de una iniciativa del grupo privado de capital asturiano Nuevo Hogar.El complejo residencial formará "una ciudad cerrada", en la que quedarán ubicadas las viviendas y servicios médicos y de ocio para personas mayores procedentes de toda España y el resto de Europa.

Alamillos aseguró que la urbanización, que ocupará unos 300.000 metros cuadrados de suelo en la finca conocida como El Almendral, en la margen izquierda de la carretera de Rota, no precisará la modificación del actual Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), ya que el proyecto será incluido en la revisión del plan que ahora prepara el municipio. El concejal explicó que el Ayuntamiento negociará con los inversores "contraprestaciones", que no precisó.

Por otra parte, el responsable de Urbanismo explicó que su departamento ha rechazado el ambicioso plan de actuación presentado por la promotora PRASA para edificar viviendas en el centro de El Puerto, en la zona de tradición bodeguera conocida como Campo de Guía, con una extensión cercana a los 80.000 metros cuadrados.

Según Alamillos, el proyecto presentaba niveles de altura incompatibles con las condiciones urbanísticas del centro urbano y daba un tratamiento insuficiente a la remodelación de la calle Valdés, eje de la actuación. El concejal reconoció que los mismos inversores han presentado ya un proyecto alternativo que ahora estudian los técnicos de su departamento. En caso de ser aceptado, tampoco esta actuación necesitaría una modificación del actual PGOU, sino que deberá esperar a su inclusión en el nuevo documento.

La intención de PRASA de utilizar suelo dedicado tradicionalmente a bodegas para construir viviendas había generado un encendido debate en la ciudad entre aquellos que consideran que se trata de edificaciones a conservar como vestigio de los años de desarrollo de la actividad bodeguera, y aquellos que restan importancia a estos inmuebles.Alamillos reconoció ayer haber iniciado negociaciones con el sector privado para comenzar a actuar en corto plazo en una tercera zona del termino municipal portuense. El concejal anunció haber recibido una oferta de actuación de los propietarios del Pinar del Conde, en el norte de El Puerto, con una extensión de 1.300.000 metros cuadrados, en el que se pretenden construir un hotel y un nuevo parque de viviendas.

El concejal explicó que el modo de actuación pretendido es de iniciativa municipal, en colaboración con el sector privado. A cambio de la calificación del suelo necesaria para poder actuar, el Ayuntamiento reclama a los propietarios un extenso pinar existente en la zona "sobre el que tenemos mucho interés y que queremos respetar".

El concejal aseguró que esta actuación "tiene cabida en el actual plan de ordenación urbana, ya que el suelo está pendiente de calificación".

Alamillos ha sido criticado en las últimas semanas por la oposición municipal por las numerosas modificaciones que ha introducido en el plan vigente, sin esperar a que se redacte el nuevo documento. En su defensa, el edil justificó las 12 modificaciones realizadas en la necesidad de mantener el crecimiento urbanístico de El Puerto: "No podemos cerrar la ciudad hasta que dentro de dos años esté lista la revisión del plan". El concejal recordó que la ley le permite modificar el PGOU "aún contra el criterio técnico, si políticamente se considera necesario".

Alamillos también anunció la aceptación de la petición de la patronal de hostelería de la provincia de Cádiz para que sean admitidas obras de ampliación en cuatro hoteles de la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de julio de 2000