Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación de Sevilla quiere crear un órgano único de gestión hidráulica

El presidente de la Diputación de Sevilla, Luis Navarrete, expuso ayer el que será uno de los retos de su mandato: crear un único órgano gestor para el ciclo integral del agua en la provincia. Para ello han dado un primer paso: un convenio entre el consorcio de aguas del Huesna y el consorcio Plan Écija, en virtud del cual se creará una oficina técnica, coordinada por Manuel Ramírez, alcalde de Marchena, que unificará objetivos y gestión de ambas entidades. Habrá que anexionar a esta asociación los municipios de la Sierra Norte y Sur y algunos pueblos sueltos que se suministran de pozos. Esta primera unión afectaría a 500.000 habitantes de 57 municipios y el estudio de todo ello estaría terminado en el otoño. Faltaría pues, que Emasesa (empresa municipal de agua del Ayuntamiento de Sevilla) y Aljarafesa (que agrupa los municipios del Aljarafe sevillano) se pongan de acuerdo para andar el mismo camino y confluir todas en un mismo ente, cuya forma jurídica y competencias estarían por dilucidar.

Se trata con todo ello de facilitar la gestión y unificar tarifas y servicios de forma progresiva.

Navarrete confía en la voluntad política, sobre todo de Emasesa, para cerrar un proyecto integral del agua. "Deben decidir si están dispuestos a cumplir a lo que en su día se comprometió el Ayuntamiento de Sevilla, a colaborar en esa empresa única", dijo el presidente de la Diputación.

El objetivo es que "los 105 pueblos de la provincia sean dueños del agua. Nadie pierde ni gana, ni se trata de comerse una empresa a otra", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de julio de 2000