Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Núñez se despide proclamando sus logros y pronosticando la "quiebra" del fútbol

"Es la última conferencia de prensa. Estos 22 años no han sido fáciles, pero han valido la pena". El presidente del Barcelona, Josep Lluís Núñez, se despidió de esta forma ante los periodistas después de sus 22 años de mandato en el club. Núñez aprovechó su despedida para presentar una batería de datos, informes y auditorías favorables a su gestión y aseguró que deja el club con más patrimonio, socios y beneficios, y muchos títulos en la vitrina. Y sin "endeudarnos", reiteró en varias ocasiones. Frente a este balance, proclamó que el futuro del fútbol apunta hacia "la quiebra".

"Se han gastado lo que no tienen y vienen tiempos difíciles para el fútbol", afirmó Núñez sin identificar a qué entidades se refería. "Sólo resistirán los clubes con grandes grupos detrás como el Milan o el Inter. El resto, si comete errores, los pagará caros", afirmó el presidente del Barça. Frente a esta situación de peligro, Núñez afirmó que el Barça ha sido una entidad "bien gestionada", con cuentas saneadas y la que "más títulos" ha ganado.Núñez no se privó de criticar al Madrid, aunque evitó citarlo: "Ha contabilizado como ingresos derechos de opciones futuras por 18.000 millones y hace unos años hicieron una revalorización de activos por 2.000 millones que no estaba permitida por la ley".

El presidente del Barça presumió haber gestionado el club como si fuera una empresa: "No sé hacerlo de otra forma". Sobre el futuro del Barça, no criticó a ningún precandidato a presidente, pero expresó su temor a que "haya inconsciencia" en el momento de dirigir el club.

Núñez presentó las cuentas del año pasado, que se cerraron con unos beneficios de 1.875 millones, seis veces más que los 282 millones del ejercicio anterior. El último ejercicio fiscal del Barça, cerrado el pasado 30 de junio, se saldó con unos ingresos de 17.762 millones de pesetas, el 52,6% más que el año anterior, según las cuentas auditadas presentadas por Núñez.

El presidente del Barça señaló que en 1978, cuando llegó a la presidencia, el presupuesto del club era de 817 millones de pesetas frente a los 17.762 del último ejercicio. Y no tuvo reparos en presumir de que deja un club sin endeudamiento financiero y con liquidez. Las cuentas auditadas indican que a 30 de junio el club tenía pendientes de cobro a corto plazo 1.447 millones más de lo que debía a igual plazo.

El presidente del Barça afirmó que los beneficios del año pasado hubieran sido mayores de no haber hecho una provisión de 3.230 millones de pesetas para cubrir las actas fiscales que levantó Hacienda por los derechos de imagen de los jugadores. Núñez dijo que el club acabará ganando este litigio con Hacienda y recuperará estos fondos. Sin embargo, la provisión debe hacerse debido a que ha habido una sentencia del Tribunal Económico Administrativo de Cataluña desfavorable al club, que señala que lo que cobran los jugadores como derechos de imagen es salario encubierto y reclama estos 3.230 millones por retenciones no practicadas en su día a los jugadores. Núñez consideró "inconcebible" que se levante acta "a la entidad que paga y no al que ha cobrado". En sentido contrario, el club se vio obligado a apuntar como ingresos 900 millones de provisiones excesivas que había efectuado el año pasado, a juicio del auditor.

Núñez presumió de que el valor patrimonial del Barça, es decir, lo que vale el club, una vez descontadas las deudas de sus activos, rondaría los 130.000 millones de pesetas si se actualizara a precios de mercado. Las plantillas de fútbol, baloncesto, balonmano y hockey patines tienen un valor de 50.075 millones, de acuerdo con datos aportados por Núñez basados en las evaluaciones llevadas a cabo por los entrenadores de las distintas secciones deportivas. Los jugadores que más valen son Figo y Rivaldo, con 8.500 millones cada uno -a precios de mercado-, seguidos de Kluivert, con 4.000 millones.

Las auditorías externas presentadas por Núñez señalan que el valor de los inmuebles del Barça asciende a 53.411 millones, cuatro veces más que el valor contable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de julio de 2000

Más información

  • El presidente del Barcelona afirma que el club valdría 130.000 millones de pesetas a precios de mercado