Carlos Fabra gastó el año pasado cerca de 28 millones de pesetas en comidas, cenas y vinos de honor

La relación de gastos de lo que en el presupuesto se llama atención protocolaria de representantes de la Diputación de Castellón ocupa este año 20 folios ya que ascendió, en 1999, a más de 52 millones de pesetas. Una importante parte de esta cantidad, cerca de 28 millones de pesetas, tuvo como destino el pago de comidas, cenas y vinos de honor organizados por el presidente, Carlos Fabra. Facturas que van desde las 4.470 pesetas hasta los casi 10 millones que costó sólo la cena del Día de la Provincia, que Fabra organiza anualmente durante las fiestas de la Magdalena, en las que se gasta el 35% del presupuesto de protocolo. Entre otras facturas, destaca la de la comida organizada para las belleas del foc, de la que existe una nota de gasto a Loger, una de las empresas del promotor del complejo Marina D'Or, Jesús Ger, de más de 750.000 pesetas. Varias facturas provienen del restaurante preferido de Carlos Fabra, a nombre de la sociedad Cocina Benicarlanda y que está ubicado en El Grao. Ahora el local se llama El Cortijo, aunque durante años se ha llamado Restaurante Mare Nostrum y ha sido regentado por la esposa de Fabra. A este local corresponden, entre otras, tres facturas que rondan o sobrepasan las 400.000 pesetas y otras cinco de más de 200.000, con lo que, en total, la Diputación dejó en el restaurante más de cuatro millones en comidas y cenas. Otro de los lugares preferidos por Fabra es el restaurante Rafael. El montante final en este establecimiento es mucho menor, como también lo son las facturas, ya que la mayor es de 181.000 pesetas. El Hotel Intur es el lugar en el que Fabra aloja a sus invitados durante la Magdalena, aunque también es el elegido para otras ocasiones. Al mismo corresponden facturas por unos tres millones de pesetas, de los que casi 600.000 se refieren a comidas o cenas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS