Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA RENOVACIÓN DEL PSOE

La resistencia de los candidatos a retirarse aleja la posibilidad de un pacto antes del congreso del PSOE

El deseo de relevantes dirigentes socialistas andaluces, de otras federaciones -e incluso de alguno de los cuatro aspirantes a la secretaría general del partido- de forjar alianzas antes de llegar al congreso federal se desvanece ante la negativa de cada uno de los cuatro candidatos a retirarse de la carrera. Cada uno de ellos piensa que deben ser los otros los que se integren en sus equipos. El presidente de la comisión política, Manuel Chaves, negó que la federación andaluza, que él controla, vaya a "propiciar" acuerdos, pero hizo un llamamiento implícito a los aspirantes para que los alcancen: "Deben ser los candidatos los que lleguen a pactos, y creo que puede haber acuerdos antes o durante el congreso, y eso es positivo".

Cuando quedan 17 días para que comience el 35º congreso federal del PSOE, las expectativas de que sólo lleguen al congreso dos o tres candidatos van haciendo agua. No hay dudas de que el próximo 21 de julio Rosa Díez, Matilde Fernández, José Bono y José Luis Rodríguez Zapatero llegarán al recinto madrileño donde se celebrará el cónclave con la intención de que sus candidaturas sean votadas por los 998 delegados. Las sugerencias, consejos y mensajes para que pacten entre ellos están cayendo en saco roto, aunque algunos dirigentes socialistas consideran que no se pierde nada, sino todo lo contrario, por intentarlo en las dos próximas semanas. Es más, algunos incluso consideran que "todavía es pronto".Desde Andalucía algunos dirigentes confían en la "responsabilidad" de los candidatos para que no provoquen aún más división sosteniendo las cuatro candidaturas y, en concreto, intentarán un acercamiento entre el presidente de Castilla-La Mancha, José Bono y el líder de Nueva Vía, José Luis Rodríguez Zapatero.

Bono sí sería partidario de explorar la posibilidad de alianzas antes de llegar al congreso, pero Rodríguez Zapatero no está en absoluto dispuesto, aunque escuchará todas las consideraciones que en los próximas días le formulen los partidarios de alianzas. Oirá las primeras sugerencias la próxima semana en una provincia andaluza, tal y como informaron ayer fuentes de esa federación que piden el anonimato para preservar de toda responsabilidad al presidente andaluz, Manuel Chaves, que se mantiene al margen de cualquier operación entre candidatos.

La tesis de Bono, según personas de su entorno, es la de que si hay posibilidad de pacto debe producirse ahora y no en las madrugadas del congreso dando impresión de "cambalache". Rodríguez Zapatero, sin embargo, considera que hasta el mismo congreso no se tendrá calibrado el apoyo que cada cual tiene y, en todo caso, la preferencia de los delegados por el sentido de las alianzas.

Negativa de Chaves

El propio Chaves negó ayer que "el PSOE de Andalucía" estuviera fomentando "una operación de pacto" entre Bono y Rodríguez Zapatero, en alusión a una información publicada el sábado por este periódico en el sentido de que dirigentes andaluces -ahora ya los hay de otras federaciones- iban a explorar por separado la posibilidad de que Bono y Rodríguez Zapatero se reúnan para calibrar si es posible un acuerdo entre ellos.Los dirigentes andaluces consultados ayer reconocieron la dificultad no sólo de que Bono y Rodríguez Zapatero lleguen a un acuerdo, sino incluso de que se reúnan. A este respecto, el secretario de organización del PSOE de Andalucía, Luis Pizarro, señaló el sábado: "Es una reflexión más de las muchas que puedan surgir de aquí al Congreso, aunque creo que todavía es pronto para que cuaje una alianza".Chaves, por su parte, quiso ayer dejar claro que sólo a los candidatos corresponde la iniciativa de eventuales pactos y que son ellos "los que deben decidir si quieren o no ponerse de acuerdo". Chaves hizo estas consideraciones tras reunirse como presidente de la Comisión Política, junto a otros miembros de ese órgano de dirección, con el secretario general de la UGT, Cándido Méndez, en la sede de la central sindical en Madrid. "Mi opinión personal es que va a haber pactos y puede haberlos antes o durante el congreso; creo que puede ser positivo que los haya", remachó el presidente andaluz tras invitar a la central sindical al congreso socialista.

Méndez, que no se decantó por ninguno de los candidatos, confió en que el PSOE cierre una etapa "compleja y difícil" y se convierta en alternativa de progreso frente al PP por la "necesidad urgente" que tienen los trabajadores de contar con una oposición parlamentaria "nítida y fuerte".

Fernández ve "inevitable" que haya una segunda vuelta

El presidente de la gestora del PSOE, Manuel Chaves, concluyó ayer, con Matilde Fernández, su primera ronda de consultas con los candidatos a la secretaría general para conocer su opinión sobre la forma de elegir los órganos de dirección en el próximo congreso. Fernández, que ve "inevitable" que el nuevo líder requiera una segunda vuelta de votaciones, elogió el método de Chaves porque quiere escuchar a todos y se presenta "con fórmulas abiertas a la discusión". "Está actuando con exquisita neutralidad. Lo que haga será siempre en beneficio de toda la organización", dijo Fernández que presentó ayer los 29 avales del comité federal para tener acceso a medios técnicos del PSOE. Como quiera que toma cuerpo la hipótesis de que a la asamblea lleguen los cuatro aspirantes, a Fernández le parece "natural" que haya una segunda vuelta al prever que en la primera ninguno logrará la mayoría. La candidata del "proyecto socialista", título de su ponencia alternativa a la oficial, interpreta que para Chaves la opción que toma fuerza es la de que todos concurran en solitario y el vencedor presente después su equipo. La ex ministra propuso que se recupere la figura de vicesecretario general, eliminada en el anterior congreso, para que lo ocupase el candidato que quede en segundo lugar.

Fernández asegura que no está "ni ocupada ni preocupada" por las normas, sino que le interesan los contenidos políticos. Tras el congreso, considera que de inmediato deben hacer oposición al PP, "que está poniendo en marcha el rodillo conservador, como se refleja en sus medidas económicas y sociales". La aspirante seguirá reuniéndose las dos próximas semanas con los 998 delegados en sus provincias y piensa dirigirse a todos por carta. Le ha pedido a Chaves un listado con nombres y direcciones, aún sin completar, y que la dirección se inclina por no dar y , en todo caso, remitir ella los escritos de los candidatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de julio de 2000

Más información