Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GREC 2000

Chéreau lee a Muñoz Molina en la apertura del ciclo 'Ocho solos'

El director de teatro y cine francés Patrice Chéreau abrió ayer el ciclo Ocho solos, un espacio para la intimidad entre el público y ocho grandes profesionales de la escena, que compartirán con los espectadores algunos textos, poemas y músicas con especial influencia en sus vidas. La propuesta no consiste en espectáculos cerrados, sino en lecturas y recitales basados en la sencillez y en la emoción de los intérpretes, con el valor añadido de que se trata de propuestas únicas que no volverán a repetirse.En el Convent de Sant Agustí, escenario de todo el ciclo, Chéreau leyó el relato corto de Antonio Muñoz Molina Nada del otro mundo, la historia de un escritor que invierte cuatro horas en autobús para viajar hasta una pequeña localidad y leer uno de sus textos al público. Allí le aguardan sólo cuatro espectadores "y yo, que nunca había participado en una experiencia de lectura pública de este tipo, temía que me ocurriera lo mismo. Por eso escogí este relato", explicó Chéreau.

El músico Carles Santos será mañana el siguiente participante en Ocho solos. Su intervención lleva el título de Desdit-Redit y es una propuesta de música y performance marcada por la pasión y el surrealismo propios del compositor de Vinaròs. El ciclo continuará con las intervenciones de Lluís Homar (17 de julio), que leerá el Diari d'un boig, de Gogol; Adolfo Marsillach (18 de julio), armado con los Versos de mis cuatro esquinas, los poemas "buenos y malos" que le acompañan desde siempre; José Luis Gómez (19 de julio), con una lectura de textos de Manuel Azaña; Vicky Peña (24 de julio), con una mezcla de palabra (textos de Brecht) y canción (temas de Kurt Weill); Mario Gas (25 de julio), con sus poemas y melodías favoritos, y Jordi Dauder (26 de julio) que ha escogido el cuento de Joyce Els morts.

Ocho solos responde a la voluntad del director del Grec, Borja Sitjà, de "ofrecer un contrapunto" a las grandes producciones del festival y proporcionar al público la oportunidad "de ir a un lugar pequeño y encontrarse con alguien que le explique algo". El director señaló que él ha ofrecido "carta blanca" a los invitados del ciclo. Dauder apuntó que recobrar la palabra y el texto es una necesidad. "La gente tiene necesidad de sentir, escuchar y emocionarse".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de julio de 2000