Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los primeros sondeos a pie de urna dan la victoria a Fox sobre el candidato del PRI

El conservador PAN gana en Morelos y Guanajuato, y el PRD se mantiene en la capital

La alta participación registrada ayer en las elecciones presidenciales más importantes de casi un siglo en México benefició al opositor, Vicente Fox, del Partido de Acción Nacional (PAN), según los analistas y las dos principales cadenas de televisión mexicanas, ya que en un escenario de asistencia masiva disminuyó el peso del voto corporativo del gobernante Partido de la Revolución Institucional (PRI), cuyo candidato fue Francisco Labastida. De confirmarse los datos, el partido oficial perdería la presidencia que mantiene desde 1929, el acontecimiento más trascendente desde la revolución de 1910.

MÁS INFORMACIÓN

La Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión de México, la entidad que agrupa a todas las cadenas mexicanas, da a Fox el 43% de los votos, a Labastida el 34% y a Cárdenas el 17%, conforme a sondeos a pie de urna. Las elecciones presidenciales y legislativas más reñidas de la historia de México se desarrollaron ayer sin incidentes graves, con una participación probablemente superior al 70%, la instalación de casi el 100% de los 113.000 puestos de votación, un récord histórico, y precedidas por un diluvio en Ciudad Juárez que causó 17 muertos y 8 desaparecidos. Televisa, oficialista durante siete decenios, y TV Azteca, la otra grande, concedían preliminarmente el triunfo a Vicente Fox por 44,38%, y 38,8%, respectivamente, seguido por Labastida, con el 38% y 30,5%, y Cuauhtémoc Cárdenas, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), centro-izquierda, con el 16% y 15,7%. Las dos cadenas coincidían también esta madrugada en conceder la alcaldía de Ciudad de México, el segundo cargo en influencia en México, a Andrés López Obrador, del PRD, que ya la ganó en 1997 con Cárdenas. Le seguía Sebastián Creel, del PAN, que desbancó por casi siete puntos al PRI.

El PAN, según las cadenas, arrebata el Estados de Morelos al PRI y se mantiene en el poder en Guanajuato, los dos en juego. Si funciona el efecto dominó, si esos votos se trasladan también en las presidenciales a Fox en todo el conjunto nacional, el partido que fue régimen durante 71 años se vería en serios aprietos en beneficio del PAN. El ambiente en los locales del PRI era de preocupación, por no decir funerario, y el PAN cantaba victoria y se manifestaba jubilosa en sus sedes con una encuesta de la firma Arturo Rosenblot: con una muestra de 63.000 electores, ganaba Fox con el 47,6%, seguido por Labastida, con el 30,92%.

El presidente, Ernesto Zedillo, que hizo cola con su esposa y dos de sus hijos durante cinco minutos admitió que antes de salir de Los Pinos había sido informado de que todo transcurría con normalidad en todo el país. "Hay una gran participación y un gran entusiasmo".

Las elecciones, que costaron 498 millones de dólares (cerca de 90.000 millones de pesetas), renovarán los 128 senadores del Congreso, y los 500 escaños de la Cámara de Diputados, 300 electos por cada uno de los 300 distritos, y 200 por representación proporcional. El PRI perdió su mayoría absoluta en diputados durante las elecciones legislativas de 1997, pero todavía gobierna 21 Estados contra once en manos de la oposición. Ayer estuvieron en juego los gobiernos de los Estados de Guanajuato y Morelos, la jefatura del Distrito Federal, habitado por aproximadamente 28 millones de personas, 389 diputados locales, y 420 alcaldes en 10 de los 31 alcaldes. Históricamente la participación rondó el 50% de los inscritos, en esta ocasión 58,7 millones. En las legislativas, regionales y municipales de 1997 votó el 68% del padrón.

Las votaciones fueron pacíficas. Uno de los episodios más graves fue el ataque perpetrado por un enjambre de abejas a varios colegios, desalojados a la carrera con decenas de personas cosidas a picaduras. En Ciudad de México votantes que no encontraron papeletas disponibles salieron airadamente a la calle y bloquearon algunas avenidas céntricas.

Al cierre de esta edición (tres de la madrugada, hora española, ocho de la noche, hora mexicana), el Instituto Federal Electoral (IFE), no había difundido su primer conteo rápido. Varias empresas privadas efectuaban proyecciones propias. El voto es voluntario en México, contrariamente a otros países de América Latina. "Estamos viendo grandes acarreos priístas en muchas partes, son brigadas del partido que llevan a la gente a votar", denunció a primeras horas de la tarde Cuauhtémoc Cárdenas. Los tres contendientes principales, de los cinco en pugna por la presidencia, votaron temprano: Labastida y Cárdenas en Ciudad de México, y Fox, que ayer cumplió 58 años, en Guanajuato, su Estado natal. "No vamos a aceptar fraudes, ya veremos esta noche. El proceso fue inequitativo. Todo está manchado", declaró. Una banda de 18 niños músicos le cantó Las mañanitas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de julio de 2000