Los sectores del BNG pactan suavizar su discurso tras fuertes debates internos

Santiago de Compostela Tres meses de fuertes debates internos han culminado con un compromiso entre los diferentes sectores del Bloque Nacionalista Galego (BNG), liderado por Xosé Manuel Beiras, para suavizar su mensaje en un intento de disputar al PP parte del electorado más centrista de Galicia. El giro táctico ha quedado consagrado en un manifiesto de título elocuente: Un compromiso responsable con Galicia. El país en positivo. Con él se pretende enterrar las discrepancias abiertas en la organización tras los resultados de las últimas elecciones generales.

Las legislativas del 12-M sumieron al BNG en el clásico síndrome de la amarga victoria. Los nacionalistas subieron del 12% al 19% de los votos y lograron tres escaños en el Congreso de los Diputados, uno más que en los anteriores comicios, pero vieron frustradas sus expectativas de formar grupo parlamentario en Madrid. Además, los resultados revelaron que, si bien el BNG sigue engullendo poco a poco al electorado del PSOE, se muestra incapaz de abrir fisuras en el imbatible baluarte del PP. La constatación de ese hecho arrojó pésimos augurios sobre las esperanzas de los nacionalistas de arrebatar la mayoría absoluta al presidente autonómico, Manuel Fraga, del PP, el próximo año.Aunque de puertas afuera no ha habido intercambio de reproches, en las reuniones internas se han sucedido los debates y el ejercicio de autocrítica, con algunos momentos de tensión, según admiten fuentes nacionalistas. Francisco Rodríguez, portavoz del BNG en el Congreso y dirigente histórico de la Unión do Pobo Galego (UPG), el partido marxista que domina el aparato de la organización, fue uno de los primeros en mostrar su desacuerdo con el tono exhibido durante la campaña de las generales por su líder, Xosé Manuel Beiras. Rodríguez y otros dirigentes creen que las frecuentes alusiones de Beiras al pasado de Fraga y su identificación del PP con actitudes fascistas ahuyenta a los electores más moderados y supone un freno al crecimiento del BNG.

Los sectores más próximos a Beiras -que no pertenece a la UPG- admiten la necesidad de ensanchar su espacio electoral, pero no al precio de renunciar a la política de confrontación directa con el PP que ha seguido el BNG en la última década. Para defender sus argumentos, recurren a las elecciones municipales de 1999, en las que sí lograron arrebatar votos a los populares en las ciudades, lo que les permitió alcanzar las alcaldías de Vigo, Pontevedra y Ferrol.

El debate ha quedado cerrado de momento con un compromiso entre los diferentes grupos -en el BNG conviven seis partidos- para corregir algunos aspectos de su estrategia política. Los nacionalistas pretenden ofrecer un mensaje en el que sus propuestas "en positivo" no queden solapadas por los ataques a sus adversarios . El propósito final es presentar un discurso que atraiga a los sectores "más dinámicos de la sociedad" y permita disputar al PP parte de su electorado sin renunciar a las señas de identidad propias.

En cualquier caso, Beiras ha advertido de que no renunciará al choque dialéctico con Fraga, especialmente tras las últimas declaraciones del presidente de la Xunta sobre las parejas de hecho y el proceso judicial a Pinochet, que, según el líder del BNG, vienen a darle la razón en sus argumentos.

Aunque Beiras haya tenido que escuchar críticas, en la dirección nadie cuestiona su liderazgo. El pasado otoño, el propio Beiras, de 64 años, sugirió la necesidad de abrir el debate sobre su sucesión, pero la mayoría de los dirigentes consideró que aún no era el momento. De todos modos, cada vez cobra más fuerza la figura de Anxo Quintana, de 40 años, senador y alcalde de Allariz (Ourense), como futuro aspirante al liderazgo del BNG.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Xosé Hermida

Es corresponsal parlamentario de EL PAÍS. Anteriormente ejerció como redactor jefe de España y delegado en Brasil y Galicia. Ha pasado también por las secciones de Deportes, Reportajes y El País Semanal. Sus primeros trabajos fueron en el diario El Correo Gallego y en la emisora Radio Galega.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS