Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUCESOS

Cuatro familiares fallecen al estrellarse su coche contra un pino y volcar en Requena

Cuatro miembros de una familia perdieron la vida ayer en el término de Requena al salirse de la carretera, estrellarse contra un pino y volcar el coche en el que viajaban, según el Centro de Gestión de Tráfico de Valencia. Se trata del matrimonio formado por José G. V., de 71 años, y Bienvenida M. S., de 67; el hijo de ambos, José Miguel G. M., de 37 años (que conducía el vehículo) y la novia de éste, Susana A. C., de 26 años. Los tres primeros eran vecinos de Requena, mientras que la última residía en Utiel.El siniestro se produjo sobre las siete y media de la mañana a cinco kilómetros del casco urbano de Requena, en el kilómetro 450,600 de la carretera N-322. Los cuatro ocupantes del coche, un Renault 21 gris con matrícula de Valencia, se dirigían al municipio albaceteño de Mahora, a 70 kilómetros de Requena, para asistir al entierro de un pariente.

Pero apenas habían recorrido cinco kilómetros cuando, en un tramo recto y descendente, a la salida de un cambio de rasante próximo a la aldea de Los Duques, José Miguel perdió el control del vehículo. Fuentes de Tráfico detallaron que las marcas del frenazo que han quedado sobre el asfalto muestran que el coche se le fue primero hacia la izquierda y que al intentar recuperar el rumbo con una brusca maniobra el vehículo viró en exceso hacia la derecha y se estrelló contra uno de los pinos que flanquean la carretera. Luego, el coche cayó por un terraplén de unos tres metros hasta un trigal y dio varias vueltas de campana.

El impacto fue tan brutal que los cuerpos de las víctimas salieron despedidos y los fragmentos del coche acabaron desperdigados a 200 metros de allí. Una ambulancia del SAMU llegó poco después, pero las víctimas ya habían fallecido. El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Requena efectuó el levantamiento de los cadáveres, que fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal de Valencia para que les practiquen la autopsia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de junio de 2000