Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre muere apuñalado en el barrio antiguo de Lleida

Un vecino de Lleida, José María López López, de 36 años, murió apuñalado ayer en plena calle, en el barrio antiguo de la ciudad, después de una violenta discusión con otro hombre por un asunto de tráfico de drogas. El presunto homicida se entregó cinco horas más tarde en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía tras saber que había sido identificado por los Mossos d'Esquadra. El crimen se produjo a las cinco de la madrugada frente al número 17 de la calle Companya, considerada por la policía como una de los puntos más conflictivos de la delincuencia relacionada con el tráfico de drogas y la prostitución. La Guardia Urbana, alertada por los vecinos, encontró agonizante en la calle a López, que momentos antes había sufrido una agresión con arma blanca. Algunos vecinos se asomaron a la ventana al oír el alboroto y vieron cómo el presunto asesino, Santiago Cortés Heredia, de 38 años, huía después de coser a puñaladas a la víctima. Los mossos pudieron identificar rápidamente a Cortés gracias estos testigos que presenciaron la agresión, que explicaron que en el lugar de los hechos se encontraba otra persona, posiblemente la mujer de la víctima, a la que oyeron pedir auxilio a gritos. Los agentes encontraron en las inmediaciones la supuesta arma homicida, un cuchillo de cocina con restos de sangre.

El presunto homicida, que reside en una vivienda de la misma calle, decidió entregarse más tarde en comisaría, donde confesó haber acuchillado a un hombre en el barrio antiguo y expresó su deseo de ser interrogado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía y no por los mossos, a lo cual accedió el juez de guardia. El detenido, que cuenta con numerosos antecedentes delictivos, pasará hoy a disposición judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de junio de 2000