Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El metro y los ferrocarriles estarán en servicio toda la noche de Sant Joan

El metro de Barcelona abrirá en la madrugada del próximo 23 de junio y se mantendrá en funcionamiento ininterrumpido durante 45 horas. También Ferrocarrils de la Generalitat mantendrá esa noche los servicios urbanos y las líneas de Sabadell y Terrassa. Sólo los trenes de Cercanías de Renfe dejarán de dar servicio. La decisión de mantener el servicio suburbano durante toda la noche de la verbena de Sant Joan pretende contribuir a reducir los accidentes en una noche propensa a la bebida.

El metro de Barcelona ofrecerá servicio durante toda la noche de la verbena de Sant Joan. Los convoyes circularán, a partir de las 21.30 horas, con frecuencias que oscilan entre ocho minutos, en las líneas 1 y 3, y 11 minutos en la línea 4. La noche de la verbena será la segunda en la que abra el metro barcelonés. La primera fue la última Nochevieja y en aquella ocasión registró una notable afluencia de público.Transportes Metropolitanos estudia repetir la experiencia durante las próximas fiestas de la Mercè (el 24 de septiembre), que se abrirá extraoficialmente, con la celebración de la jornada sin coches, dos días antes. "La noche de Sant Joan será una nueva prueba como la de Nochevieja, en el camino de consolidar la ampliación del horario del metro de forma habitual", explicó el primer teniente de alcalde de Barcelona y presidente de Transportes Metropolitanos, Xavier Casas. Y añadió: "Trabajamos para aumentar el horario del servicio en los días laborables para prolongarlo hasta la medianoche en septiembre del próximo año y hasta la una de la madrugada en un plazo de tres a cuatro años".

También el servicio de Nitbus reforzará su servicio con el 20% más de convoyes.

Línea de Sarrià

Los Ferrocarrils de la Generalitat también estarán en servicio. Los urbanos (líneas de Sarrià y Sant Gervasi) circularán con una frecuencia de 15 minutos. La línea de Sabadell y la de Terrassa lo harán cada 45 minutos, lo que permitirá que las conexiones entre Sant Cugat y Barcelona se hagan cada 25 minutos, al cubrir este trazado las dos líneas del Vallès. La línea del Baix Llobregat se mantendrá abierta y en funcionamiento entre las estaciones de plaza de Espanya y Molí Nou, en Sant Boi, con un tren cada 20 minutos.

El único servicio ferroviario que fallará es el de Cercanías de Renfe. La compañía ha anunciado un refuerzo en las líneas C-1 y C-2, que unen Barcelona con la costa norte y sur. Pero estos refuerzos consisten en un incremento del número de coches, sin variar en absoluto los horarios de los mismos.

El último tren hacia el Maresme saldrá de Barcelona a las 22.33 horas y el de retorno partirá de Mataró a las 5.33 y de Blanes a las 6.06 horas. Para viajar hacia el sur, la última salida será a las 23.20 horas y el primero que partirá de Vilanova hacia Barcelona lo hará a las 4.42 horas. En Sant Vicenç de Calders habrá que esperar hasta las seis de la mañana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de junio de 2000

Más información

  • Renfe es el único servicio ferroviario que no amplía horarios