Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 50 empresas optan a la compra del edificio de Enher en el paseo de Gràcia

Pasan de la cincuentena las empresas interesadas en comprar el edificio de Lluís Domènech i Montaner que fue sede de la compañía Enher en Barcelona, cuyo precio de salida es de unos 4.000 millones de pesetas. Ayer finalizó el plazo estipulado por ENDESA para que los candidatos a participar en la puja presentaran la documentación. La mayoría de las ofertas proceden del sector hotelero. Entre los grupos interesados en adquirir la Casa Fuster se encuentran Derby Hoteles, que participa junto con el grupo Metrópolis y Hotusa, e Inmobiliaria Núñez y Navarro.

Para el próximo otoño está previsto convocar el concurso restringido de la última obra urbana del maestro del modernismo, situada al final del paseo de Gràcia. En esta operación, que ENDESA calcula tener cerrada a final de año, la compañía eléctrica seguirá el mismo procedimiento de concurso que en la venta de la sede de la Inmobiliaria Prima, situada en la calle del Príncipe de Vergara de Madrid, por la que ingresó 6.750 millones de pesetas. En el caso de la Casa Fuster, cada uno de los interesados ha tenido que depositar 100.000 pesetas a fondo perdido.Las entidades del barrio de Gràcia, que reivindican la finca para la ciudad, siguen con mucha atención cada paso del proceso, sin perder la esperanza de que algún día se abra allí el centro cívico y cultural Salvador Espriu, en memoria del poeta, que vivió en ese edificio. Una delegación de vecinos se entrevistó el martes con el jefe de patrimonio de Enher, Raúl Jimenez, a quien explicaron la importancia que tiene el edificio para la memoria histórica del movimiento asociativo del barrio. Una vez informada de que la operación se decidirá en Madrid, la Asociación de Vecinos de Gràcia dirigió ayer un escrito al presidente del Grupo ENDESA, Rodolfo Martín Villa, a quien, en términos cordiales, se le indica: "Convertir la casa donde vivió el gran poeta Salvador Espriu en un hotel para turistas no parece ser el mejor homenaje que merece su obra".

Los estudios encargados por el grupo establecen que el uso hotelero sería el más rentable para el futuro comprador. Apelando al buen recuerdo que Martín Villa tiene de su estancia en Barcelona, la asociación de vecinos le sugiere que haga lo mismo que la Caixa de Catalunya hizo con otro edificio singular, la Pedrera: lo compró para abrirlo a la ciudad. La entidad vecinal pide a ENDESA que negocie con el Ayuntamiento para intentar llegar a un acuerdo beneficioso para Barcelona.

La otra carta de la Asociación de Vecinos de Gràcia tiene como destinatario al consejero de Cultura de la Generalitat. En ella se relatan algunos de los episodios históricos que tuvieron como escenario la Casa Fuster, entre ellos las vivencias de Espriu, "resistente por el país, la lengua y la cultura". Asimismo se recuerdan las presiones de todo tipo que recibió el poeta para que abandonara el inmueble en los años setenta, cuando Enher quería derribarlo para levantar en su lugar un bloque de oficinas.

No sólo Gràcia sigue atentamente el concurso para la venta de Casa Fuster. También el Ayuntamiento, según informó el concejal de Cultura y del distrito, Ferran Mascarell. Pero Mascarell ve difícil la compra de una finca de tal importancia, con una superficie de casi 11.000 metros cuadrados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de junio de 2000

Más información

  • El precio de salida es de 4.000 millones