Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUCESOSAMENAZARON CON SECUESTRAR A UN NIÑO

Dos encapuchados asaltan un chalé a punta de pistola y roban las joyas

Dos encapuchados penetraron el pasado domingo por la noche en un chalé de La Pobla de Vallbona (Camp de Túria) y encañonaron a los cinco inquilinos con dos pistolas para que les dieran todos los objetos de valor, según relataron más tarde las víctimas a los policías locales. Durante el asalto, los dos desconocidos llegaron a amenazarles con llevarse secuestrado a uno de los niños si no lograban un botín mayor. Finalmente, se dieron a la fuga con las joyas en el coche de la dueña del chalé.

El suceso se produjo sobre las once de la noche en un chalé de alto nivel en la calle de Galicia, en la urbanización Cuatro Vientos, a escasos metros del término de L'Eliana. Las víctimas detallaron que los asaltantes les tuvieron retenidos cerca de tres cuartos de hora.Los dos delincuentes se colaron en la vivienda por la puerta trasera de acceso a la cocina, que no estaba cerrada. Según el relato de las víctimas, eran dos hombres altos y fornidos, e iban vestidos con monos oscuros, guantes de látex y capuchas "fabricadas por ellos mismos y que dejaban ver parte de su cabellera morena".

A esa hora, los cinco inquilinos estaban cenando en la cocina, según fuentes de las policías locales de L'Eliana y La Pobla de Vallbona. Allí estaban la propietaria del chalé, sus dos hijos de corta edad y un hombre y una mujer de unos 30 años, amigos de la familia, que habían ido a verles.

Los encapuchados irrumpieron de improviso en la cocina, les encañonaron con dos pistolas y preguntaron quién era el dueño de la casa. La propietaria, de unos 30 años, dijo que era ella y la obligaron a conducirles hasta la caja de caudales, situada en su dormitorio.

Descontentos con el botín

Tras obligar a la mujer a abrir la caja, los desconocidos examinaron todas las joyas que la familia guardaba en su interior, cuyo valor ronda el millón de pesetas. Descontentos con este botín, los ladrones exigieron más dinero, pero la mujer les repitió una y otra vez que no tenían más en la casa.

En ese momento, la situación se volvió muy tensa, según relataron las víctimas después, y los asaltantes les amenazaron con llevarse secuestrado a uno de los dos hijos de la propietaria si no les daban más dinero. Durante varios minutos, los ladrones registraron todas las estancias de la casa buscando más objetos de valor, pero finalmente desistieron al comprobar que la dueña les había dicho la verdad.

Los delincuentes también se llevaron los bolsos de las dos mujeres, en los que guardaban su documentación y las llaves del chalé asaltado. En cambio el hombre, un ciudadano francés, aprovechó un descuido para esconder su cartera antes de que le registraran, según los policías locales. Antes de irse, los ladrones obligaron a la dueña a que les entregara las llaves de su vehículo, un Seat Toledo de color verde y con matrícula de Madrid, que tenía estacionado en la puerta del chalé, y se dieron a la fuga con este coche.

Cuando se quedaron solos, los inquilinos pidieron auxilio a la policía. El coche robado fue localizado de madrugada en San Antonio de Benagéber. La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de junio de 2000