Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUTOMOVILISMO Gran Premio de Mónaco de fórmula 1

Schumacher pincha, Coulthard gana

El alemán de Ferrari tuvo que abandonar cuando dominaba y dejó vía libre al escocés de McLaren

Valentía, pericia, nervios de acero... Sin duda, David Coulthard exhibió ayer todas esas cualidades. Pero hubo también un pellizco de suerte en la victoria del escocés de 29 años en el Gran Premio de Mónaco, séptima prueba del Mundial de fórmula 1. Y es que la vida continúa siendo de lo más dichosa para el piloto de McLaren, que el pasado día 2 de mayo se salvó milagrosamente en un accidente de aviación sucedido en el aeropuerto de Lyón en el que perecieron el piloto y el copiloto de su Learjet privado.Ayer, en el desfasado y dificilísimo circuito monegasco, Coulthard ganó su segundo gran premio de esta temporada, el octavo de su carrera, y se situó en el segundo lugar del Mundial con 34 puntos, 12 menos que Michael Schumacher. Pero el triunfo de Coulthard llegó gracias a la avería que sufrió el Ferrari del piloto alemán, que le obligó a abandonar cuando dominaba la carrera con una tremenda autoridad en la 56ª vuelta. Parece que la mala suerte persigue a los pilotos que salen en primera posición, porque el abandono de Schumacher ratificó lo sucedido en los 11 anteriores grandes premios: el autor de la pole position no es capaz después de ganar la carrera.

Barrichello, segundo

El consuelo para Ferrari fue la segunda posición del brasileño Rubens Barrichello, que se clasificó por delante del italiano Giancarlo Fisichella (Benetton), el británico Eddie Irvine (Jaguar) y los finlandeses Mika Salo (Sauber) y Mika Hakkinen (McLaren). Los dos representantes españoles no tuvieron suerte: Pedro de la Rosa (Arrows) no pudo volver a tomar la salida después de un primer arranque que fue anulado y Marc Gené (Minardi) tuvo que abandonar en la vuelta 22ª por un problema en la caja de cambios.

En un gran premio plagado de incidentes desde su mismo inicio, Coulthard se benefició no sólo del abandono de Schumacher, sino también del de Jarno Trulli (Jordan) en la vuelta número 37 cuando rodaba en segunda posición, por detrás de Schumacher y por delante de Coulthard.

Schumacher mandó desde el principio por delante de Trulli, Coulthard, Frentzen y Hakkinen, y Alesi superó a Barrichello y se situó en el séptimo puesto. El piloto alemán empezó a marcar vueltas rápidas, lo que le separaba del italiano Trulli un segundo por vuelta. Schumi pretendía asegurarse la victoria a toda costa y quería conseguir la diferencia suficiente como para, después de repostar, salir a pista y conservar el primer puesto. Mantener la cabeza es vital en un circuito en el que los adelantamientos son casi imposibles.

Los incidentes fueron eliminando a De la Rosa, Button, Wurz, Gené... Cuando había transcurrido un tercio de carrera -vuelta 26ª de 78-, ningún piloto había parado en boxes, lo que definió claramente que la estrategia de todos era de sólo un repostaje. Hakkinen empezó a rodar lentamente y de la quinta posición pasó a la novena. Entró en boxes, estuvo casi un minuto y finalmente volvió a salir, aunque en la última posición.

Continuaron los abandonos: Alesi y Diniz, en la vuelta 30ª; luego tuvieron que despedirse Ralf Schumacher, al chocar en la curva de Sainte Devote cuando era cuarto, y Trulli, cuando iba segundo. El piloto alemán tuvo que ser evacuado a un hospital con una herida de siete centímetros en la pierna izquierda.

Coulthard, tras situarse en segunda posición, empezó a marcar vueltas rápidas. El escocés deseaba alcanzar a Schumacher cuando la diferencia era de 36 segundos, a falta de 40 vueltas para el final. El alemán entró a cambiar neumáticos y a repostar en la vuelta 49, y regresó a la pista conservando el primer puesto. Frentzen y Barrichello, tercero y cuarto respectivamente, entraron juntos a boxes y salieron en la misma posición.

Pero en la vuelta 55ª, Schumacher empezó a ir despacio. Una pieza de la suspensión trasera izquierda saltó por los aires. En boxes se prepararon, pero desgraciadamente los sueños del alemán de conseguir su quinta victoria en Mónaco se desvanecieron. La suspensión del Ferrari se rompió debido a que uno de los escapes se rajó. Subió la temperatura y eso motivó que un tirante de la suspensión no aguantara. Schumacher abandonó y le dejó el triunfo en bandeja a Coulthard. Fue el primer abandono de Schumacher esta temporada, ya que en las anteriores carreras consiguió cuatro victorias, un tercer y un quinto puesto.

A menos de diez vueltas para el final, Frentzen tuvo que abandonar al chocar también en la curva de Sainte Devote y ello permitió que Barrichello acabara en segunda posición, que Fisichella subiera al último lugar del podio y que Hakkinen entrara en los puntos después de la dura lucha que protagonizó durante el final de la carrera con Salo. La próxima cita será 18 de junio en el circuito de Montreal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de junio de 2000