Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres empleados de una planta de lodos mueren al inhalar gas tóxico

Una acumulación de ácido cianhídrico se perfila como la causa probable del fatal accidente que ayer costó la vida a tres trabajadores de la planta de compostaje de lodos de Teià, población del Maresme situada a pocos kilómetros de Barcelona. Dos murieron en el acto mientras que un tercero pudo ser rescatado con vida y trasladado a la UCI del hospital de Mataró, en el que falleció más tarde debido a la extrema gravedad de su estado. Las dos primeras víctimas, Daniel D.R., de 19 años, vecino de Barcelona, que había sido contratado por una empresa de trabajo temporal de Premià de Mar, y Fernando A.P., de 28, de Gavà, cayeron fulminados mientras trabajaban. Al advertir que algo les sucedía, su compañero, Paulino G. S. de 28 y con residencia en L'Hospitalet de Llobregat, acudió a socorrerles, pero resultó también gravemente afectado por la inhalación de la sustancia tóxica. Así, acabó convirtiéndose en la tercera víctima, ya que, pese a todas las atenciones médicas que se le dispensaron, falleció pocas horas más tarde.

El conductor de un camión que descargaba barro en el momento del accidente, Jordi D.G. de 39 años, que fue quien dio la alarma, tuvo que ser evacuado también al hospital de Can Ruti, en Badalona, aunque las lesiones que sufrió son de carácter leve y no se teme por su vida.

El consejero catalán de Medio Ambiente, Felip Puig, anunció la apertura de una investigación para determinar las causas del siniestro, que ayer eran desconocidas. La planta de reciclaje funcionaba desde octubre del año pasado. En ella se trata el barro que se obtiene de las plantas depuradoras de aguas para convertirlo en compost, un material muy útil en jardinería.

Según parece, un camión descargó el barro que transportaba en un depósito específico desde el que se traslada en una especie de cinta transportadora que lo conduce a los diferentes departamentos.

Ayer, tanto el alcalde de Teià, Joan Castán, como Puig, coincidieron en calificar de "inexplicable" el accidente. Puig añadió que la Generalitat ha solicitado informes exhaustivos a la empresa CESPA, la que se encarga de la gestión de esta instalación, para determinar las circunstancias del suceso.

Hipótesis

Algunas de las hipótesis que se barajaban ayer era que el barro que transportaba el camión pudiera haber iniciado ya el proceso de fermentación y desprendiera gases tóxicos que resultaron letales.

Poco despues de producirse el siniestro, el juez de Mataró instructor del caso abrió diligencias y ordenó el precinto de las instalaciones. El Departamento de Medio Ambiente y la Agencia Catalana del Agua anunciaron en un comunicado que colaborarán en la investigación del caso "facilitando la información y la asistencia técnica requerida". El conseller de Medio Ambiente añadió que Inspección Laboral también investigará el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de junio de 2000