Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓNLA JUNTA DE GOBIERNO DICTAMINARÁ SOBRE EL 'INFORME BRICALL'

La Universidad de Valencia abre la puerta a que los profesores tengan años sabáticos

Los profesores de la Universidad de Valencia podrán acogerse a la fórmula del "año sabático", un derecho apenas desarrollado por las universidades españolas, según una norma reguladora que ayer fue aprobada por la Junta de Gobierno de la institución académica. El máximo órgano ejecutivo de la universidad abrió también el proceso para elaborar un dictamen institucional sobre las propuestas del llamado informe Bricall y comunicó los pasos a seguir para llevar a la práctica la reforma estatutaria que recientemente se publicó en el DOGV.

La Universidad de Valencia es la primera de las universidades de la Comunidad que regula un derecho por el cual los profesores, cada siete años, pueden quedar eximidos de sus tareas académicas durante un año del que dispondrían libremente. Ésta práctica, muy común en el mundo anglosajón, apenas está desarrollada en nuestro país. Las universidades Politécnica y de Alicante estudian en la actualidad introducir esa figura en su campus.Para que tal derecho pueda ser ejercido, es preciso que sea concretado en la normativa de cada universidad, dadas sus implicaciones económicas, como subrayó tras la reunión Francisco Tomás, vicerrector de la universidad, puesto que durante ese tiempo el profesor recibe sus retribuciones íntegras y se ha de recurrir a un sustituto.

El número de plazas para licencias por año sabático se determinará cada curso en función de "las necesidades de organización de la docencia y de las disposiciones económicas", según Francisco Tomás. Para acogerse a esta convocatoria los interesados harán valer sus méritos y antigüedad en investigación, docencia y gestión, que serán valorados con un máximo de 12 puntos en el primer aspecto, 10 en el segundo y 8 en el tercero. Los solicitantes también deberán presentar un proyecto de actuación que será valorado por la Comisión de Investigación.

La Junta de Gobierno ha puesto también sobre el tapete "el esfuerzo de adaptación que deberán realizar los diferentes órganos de la universidad para llevar a la práctica la reforma de los Estatutos recientemente publicada por el Consell". Entre los aspectos relevantes de dicha reforma destaca la ampliación de la propia Junta de Gobierno, donde los decanos y directores de centros multiplican casi por dos sus representantes, mientras que los alumnos tendrán dos delegados más y el Personal de Administración y Servicios, uno más que ahora. Se introducirá, asimismo, la evaluación externa de los institutos de investigación y se intensificará la doble vía de descentralización por campus y concentración de departamentos por centros en función de la afinidad académica y científica.

Por otra parte, la Universidad ha decidido zambullirse de lleno en el llamado informe Bricall que presenta un diagnóstico y propuestas sobre la reforma de la universidad española. De momento, lo que se acordó ayer es constituir una ponencia por área, presidida por el vicerrector competente, al objeto de elaborar otras tantas propuestas sectoriales, que serán debatidas en una sesión monográfica a celebrar de aquí a un mes y que serán la base del dictamen emitido por la Universidad de Valencia al respecto. Este documento será remitido a la CRUE (Conferencia de Rectores Universitarios de España) que, antes de final de año dará a conocer su posición definitiva respecto a los grandes temas contemplados en el informe Bricall.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de mayo de 2000