Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOTOCICLISMO Gran Premio de Francia

Àlex Crivillé vuelve a ganar

El campeón de 500cc logra la primera victoria de la temporada tras una brillante carrera en el mítico circuito francés de Le Mans

Aviso a todos los aspirantes. El campeón ha vuelto. ¡Qué nadie le entierre antes de tiempo! Ayer en Francia volvió a verse la mejor versión de Àlex Crivillé. Libre de problemas mecánicos, alejada la mala suerte, el número uno demostró que sigue siéndolo. Y ganó la carrera a su manera: con emoción y sin estridencias. Aunque ajustado, fue un triunfo que no admite dudas y que le devuelve a la lucha por el campeonato del mundo porque coincidió con un mal día de los hombres que habían dominado la primera fase de la temporada, Kenny Roberts (Suzuki) y Carlos Checa (Yamaha), sexto y séptimo respectivamente en Le Mans.La reacción de Crivillé tras cruzar la bandera a cuadros lo explicó todo. Su poco frecuente expresividad al celebrar el éxito sobre la moto reflejó la liberación que supuso la victoria, la 20ª de su historial, y la primera en ocho meses. Desde que venció en Imola el año pasado para dejar casi sentenciado el título no había vuelto a tener un día de gloria, a pesar de que conquistó el Mundial matemáticamente en Brasil, en octubre, y aquel día fue el más feliz de su vida.

"Me hacía falta un triunfo. Lo llevaba buscando desde hace tiempo", reconoció el noi de Seva, que ha necesitado cinco grandes premios para sobreponerse a las consecuencias de haberse convertido en el número uno. Ayer pareció dejar atrás, definitivamente, las sombras de los últimos meses, en los que la falta de preparación con la moto, el exceso de compromisos sociales y la poca competitividad de la nueva Honda habían provocado que algunos tuvieran dudas respecto a su presente y el futuro.

Pero en Le Mans no hubo lugar para la incertidumbre. Àlex se entregó como siempre, y además esta vez le respondió la mecánica y la fortuna no le dio la espalda. El principio de la carrera, sin embargo, no indicó que hubiera cambiado nada respecto a anteriores grandes premios. El italiano Max Biaggi (Yamaha), arrancando desde la primera posición en la parrilla de salida, fue el más rápido en la puesta en acción, pero se cayó en la cuarta vuelta, dejando a Roberts en el liderato.

Entonces el estadounidense se puso a tirar y abrió hueco, mientras Crivillé se quedaba bloqueado detrás de Checa. Dio la impresión de que el actual líder de 500 iba a escaparse, pero el campeón no se lo permitió. Se deshizo de Checa cuando éste empezó a padecer por culpa de unos neumáticos muy blandos, y empezó a presionar a Roberts. La desventaja nunca estuvo más allá de los dos segundos, se mantuvo estable durante unas vueltas de tira y afloja, y se derritió cuando las gomas del estadounidense también bajaron el rendimiento.

Crivillé se merendó a Kenny en un suspiro, con un adelantamiento significativo, de demostración de poderío cara al que hasta ayer se había erigido en dominador del campeonato. Pero la resolución de la carrera no le resultó sencilla. Tras deshacerse de Roberts, le quedó aún la presionante compañía del japonés Norick Abe (Yamaha) y del italiano Valentino Rossi (Honda), que se mantuvo hasta la meta.

Abe adelantó a Crivillé y se colocó como líder, dispuesto también a rebelarse frente al campeón. Pero éste se quedó a su estela, paciente, para asestar el mazazo definitivo en la última vuelta, a pocas curvas del final. "Reconozco que me ha engañado", explicó el japonés, "porque creía que no podría realizar esa maniobra". Abe comprobó de primera mano que el campeón ha vuelto y que se dispone a pelear por renovar su corona.

Después del Gran Premio de Francia, quinta prueba de la temporada, Crivillé reduce en 15 puntos su desventaja respecto a Roberts en el Mundial y se coloca a 31 puntos del líder. Checa se mantiene segundo, a sólo 10 puntos del piloto estadounidense de Suzuki. Las dos próximas carreras se disputarán en Mugello y en Cataluña. Y las dos se celebran en terreno favorable para Crivillé, que tiene la posibilidad de remontar el vuelo y acercarse a la cúspide de la clasificación del campeonato mundial. El Gran Premio de Italia se correrá el 28 de mayo. La prueba catalana el próximo día 11 de junio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de mayo de 2000