Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL Liga de Campeones

El Barça se encomienda al Camp Nou

Van Gaal recupera a Kluivert para intentar remontar esta noche dos goles frente a un Chelsea muy experto

Abrazado al factor campo, el Barça aguarda hoy con ansiedad al Chelsea (20.45, TVE y TV-3) para saber qué le espera en lo que queda de temporada. El partido no tiene vuelta, así que el remonte se presenta como un acto heroico, mientras que la derrota tendría consecuencias imprevisibles, sobre todo desde que el presidente ha comenzado a defender su doctrina en los comunicados sin citar al técnico.Van Gaal comparece ante el Camp Nou si no en una situación de debilidad, parecida a la de la temporada pasada en Valladolid, sí en condiciones precarias, aunque en la entidad todos son conscientes de que el triunfo marcaría un punto de inflexión en una dinámica perdedora cuando quedan los tres torneos mayores en juego, aunque el europeo es el preferido.

Necesita el Barça un marcador luminoso, la epopeya, para combatir el desfondamiento del equipo y la fatiga del club. Futbolísticamente, el Barça se ha quedado hueco. Los jugadores han empeorado todos a la vez: Rivaldo lleva 11 partidos sin marcar; Kluivert anda a la greña con el entrenador, aunque hoy jugará; Figo deja de hacer de Figo en su intento de hacer de Rivaldo y Kluivert; Frank de Boer se cae en cada giro, y Guardiola sale de una lesión. Los números retratan a un grupo que se parte por la mitad. En los últimos cuatro partidos, ha encajado 12 goles y sólo ha marcado uno, en Stamford Bridge (3-1), tanto que le permite mantener expectativas de éxito para hoy. La confusión es tal que no se sabe ni cómo se desplegará, si a partir del 2-3-2-3 o de un 3-4-3, que es más arriesgado pero exige concentración y agresividad, virtudes imprescindibles ante el Chelsea.

Plagado de expertos, el londinense es un equipo perro, como se dice en el argot futbolístico, que juega a la italiana, se maneja más a gusto frente a los grandes equipos y es duro de pelar: recibe un gol por partido en la Liga de Campeones, mientras que en la Premier League sólo ha sido batido 28 veces en 33 partidos. Hoy, además, actuará al completo, así que Chapi Ferrer podrá reencontrarse con una hinchada que no pudo ni despedirle cuando fue traspasado. El Chelsea no tiene ninguna duda de cómo jugará. Le vale el mismo planteamiento que en la ida y maneja justamente todos los trucos que no domina el Barça: la presión, la falta táctica, el juego trabado. Vialli, entrenador del Chelsea, teme, eso sí, la capacidad del Barça para desbocarse en noches como la que pintan. No faltan antecedentes, pero con Van Gaal cuesta imaginarse aventuras como la ocurrida fente al Atlético en la Copa-97 (5-4). Al Barça le ha entrado vértigo en el momento de ir a por los títulos. De pronto, la plantilla aparece fundida y desilusionada, y la hinchada, cansada por la monotonía, aunque hoy puede llenar el estadio. Para la grandeza del fútbol, el desánimo es reversible en un partido.

Barcelona: Hesp; Puyol, Frank de Boer, Sergi; Guardiola; Litmanen, Xavi o Reiziger, Cocu; Figo, Kluivert y Rivaldo.

Chelsea: De Goey; Ferrer, Desailly, Leboeuf, Babayaro; Petrescu, Morris, Deschamps, Wise; Zola; y Flo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de abril de 2000