Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desquite en Amorebieta

Fue por menos de un tubular y hubo que recurrir a la foto, pero fue victoria al fin. El triunfo que el Euskaltel-Euskadi persiguió con denuedo y sin éxito durante la pasada Vuelta al País Vasco, llegó ayer en el ya clásico Gran Premio Primavera de Amorebieta y de la mano de Unai Etxebarria, que ya gozó de la victoria en la Semana Catalana. Tres ruedas cruzaron juntas la pancarta de llegada en Amorebieta y hubo que tirar de regla para decidir que la primera fue la de Etxebarria, seguido del alemán Udo Bolts (Telekom) y del ganador de las dos anteriore ediciones, Roberto Heras (Kelme-Costa Blanca). El sprint del grupo selecto de 16 ciclistas adelantados fue también accidentado. Juan Carlos Domínguez (Vitalicio Seguros) tocó a David Etxebarria al tomar posiciones a menos de cien metros de la meta y se estrelló espectacularmente contra las vallas, aunque sin consecuencias graves.

La carrera, como manda la tradición, se decidió en la última subida a Muniketa. El trabajo destajista del equipo de Gorospe, que había controlado hasta entonces las intentonas prematuras, seleccionó el grupo bueno, en el que no entraron Jalabert, Zulle ni Dufaux. Luego el Euskaltel se lo jugó a la lotería en las calles de Amorebieta y sacó, por menos que centímetros, el número ganador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de abril de 2000