Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mecenas del Liceo presionan para que Caminal vuelva a dirigir el teatro

Los mecenas del Liceo, presididos por Josep Vilarasau -presidente también de La Caixa-, presionan para que Josep Caminal se suceda a sí mismo en la dirección del coliseo lírico barcelonés. Las administraciones, que han visto cómo en las dos últimas semanas el consejo de mecenazgo del teatro rechazaba a todos los candidatos barajados por el Departamento de Cultura de la Generalitat -encargado de buscar al sustituto de Caminal-, discutirán mañana proponer formalmente al ex director del Liceo su regreso al frente del teatro.El debate se producirá tres meses después de que Caminal hiciera efectiva la dimisión que le había aceptado tres años antes el presidente de la Generalitat y del consorcio del coliseo, Jordi Pujol.

El consejo de mecenazgo, creado por Josep Caminal para agrupar a las empresas patrocinadoras del Liceo -captadas una a una por él mismo para contribuir a la financiación del teatro-, debe dar su beneplácito a la persona que tiene que ocupar la dirección del teatro. Hace tres meses, el consejo aceptó a regañadientes la marcha de Caminal, al que ahora considera el único candidato válido para ocupar el cargo y la persona ideal para preservar el mantenimiento del número de patrocinadores, con cuyas aportaciones se pagan los créditos pedidos por la fundación del teatro para financiar parte de las obras de reconstrucción.

Los mecenas han rechazado a los tres candidatos a suceder a Caminal: Antoni Dalmau, ex presidente de la Diputación de Barcelona, ex vicepresidente del Parlament y actual presidente de la Fundación Teatre Lliure; Joan Francisco Marco, diputado de Cultura de la Diputación y concejal de Cultura del Ayuntamiento de L'Hospitalet de Llobregat, y Ramon Pla i Arxé, profesor de literatura de la Universidad de Barcelona y secretario de la asociación Amics del Liceo.

PASA A LA PÁGINA 14

s Las administraciones debatirán mañana si proponen a Caminal su regreso al Liceo

VIENE DE LA PÁGINA 1 Caminal, que aspiraba a ocupar el cargo de nueva creación de comisario de ferias de Barcelona, con el que la Fira pretende intentar resolver la crisis por la que atraviesa, lleva varios días enviando mensajes a los representantes de las administraciones propietarias del Liceo -Ministerio de Cultura, Generalitat de Cataluña, Ayuntamiento de Barcelona y Diputación- para que busquen soluciones alternativas a su regreso a la dirección del coliseo lírico barcelonés, que mañana debatirán en una reunión de la comisión ejecutiva del teatro. Fuentes cercanas al ex director general del teatro informaron de que éste ha manifestado reiteradamente que existen otras personas válidas para asumir el cargo.

Pero el nombre de Josep Caminal, que el consejero de Cultura, Jordi Vilajoana, avanzó el pasado viernes en una entrevista a Catalunya Ràdio como la persona adecuada para dirigir el teatro, parece la única alternativa aceptada por todos. Ferran Mascarell aseguró el pasado lunes en declaraciones a Europa Press que la hipótesis de su regreso no era mala y aseguró que su "experiencia podía ser buena para esta etapa". En el mismo sentido se ha manifestado la Diputación de Barcelona.

Manuel Bertrand, presidente de los ex propietarios del teatro, que forman parte del consorcio del Liceo, declaró ayer a este diario que consideraba positivo el posible regreso de Caminal. "Ha demostrado durante el periodo de reconstrucción que es un buen gestor, y su experiencia en el cargo sería muy positiva". Bertrand reconoció, sin embargo, que la vuelta de Caminal al Liceo tres meses después de que las administraciones aceptaran su dimisión puede parecer ahora una solución "muy extraña". "Es un asunto que el viernes debemos discutir".

Caminal anunció que dimitiría si algún trabajador del teatro era inculpado por el incendio del Liceo y reiteró que la dimisión, que le fue aceptada por Jordi Pujol en febrero de 1997, sería efectiva después de la inauguración del coliseo lírico. Aun así, su marcha definitiva, el pasado 9 de enero, cogió desprevenidas a las administraciones, que, según explicó Vilajoana, creían que le convencerían para que se quedara.

El mismo 9 de enero, Vilajoana se comprometió en público a presentar en un plazo máximo de tres meses a un candidato de consenso para sustituir a Caminal. La empresa de hallar al sustituto del director general del Liceo, cuyo perfil el consejero definió como el de "un clónico de Caminal", fue encargada a la secretaria general del Departamento de Cultura, Aurora Sanz, quien desde entonces ocupa de forma interina la dirección general del teatro en su condición de presidenta de la comisión ejecutiva.

Durante este periodo, Cultura no ha ocultado su dificultad para hallar "un clónico de Caminal", aunque el Ayuntamiento de Barcelona aseguró después de las declaraciones del consejero de Cultura a Catalunya Ràdio que, aunque "veían con buenos ojos" el regreso del ex director general del teatro, había "varias personas que podía dirigirlo además de él". El Ayuntamiento y la Diputación recriminaron al consejero que el asunto de la sucesión del Caminal se debatiera en los medios de comunicación y no en la comisión ejecutiva del coliseo, "donde aún no se ha presentado ninguna propuesta", manifestó un portavoz del Ayuntamiento.

De hecho, desde que Caminal abandonó el Liceo hace casi tres meses, la comisión ejecutiva del teatro no se ha reunido. Mañana lo hará y, además de discutir el posible regreso de Caminal, aprobará los presupuestos y la programación artística de la próxima temporada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de abril de 2000

Más información