Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las lluvias mejoran la situación de los cultivos pero no alivian la sequía crónica del campo

Las lluvias caídas los dos últimos días han beneficiado la agricultura pero no alivian la sequía crónica que padece el campo valenciano. Las precipitaciones han favorecido la floración de los árboles frutales, sobre todo almendros y cítricos, y han proporcionado sazón en los cultivos de secano y regadío. Sin embargo, apenas han aumentado el volumen de los embalses debido a que no se han producido escorrentías importantes. El nivel de los pantanos de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) se situaba ayer en 743 hectómetros cúbicos, un 22,36% del volumen total.

Los sindicatos agrarios mayoritarios, la Asociación Valenciana de Agricutores (AVA-ASAJA) y la Unió de Llauradors i Ramaders-COAG, valoran las lluvias. El agua ha limpiado el arbolado, lo que favorece el desarrollo fisiológico y su floración, al tiempo que ha contribuido también a regenerar los pastizales del norte de Castellón y ha proporcionado sazón en las tierras de secano y regadío. Todos los cultivos se han visto beneficiados.Sin embargo, los agricultores advierten que "la cantidad caída es insuficiente" y que no "ha aliviado la sequía del campo". AVA y la Unió afirman que estas lluvias han mejorado la situación de la ganadería y suponen un gran ahorro de agua de riego en los cultivos hortifutrícolas, al tiempo que alivian la explotación de los acuíferos. "Pero es necesario que llueva más, sobre todo en el secano donde el agua ha bañado la tierra pero no ha llegado a las raíces de los árboles", afirman.

Las precipitaciones, que han sido más abundantes en las comarcas de la cuencas del Mijares, Turia y el bajo Júcar, apenas han aportado más agua a los embalses ya que no han generado escorrentías suficientes para aumentar el nivel de los pantanos. El volumen de agua embalsada en la CHJ se situaba ayer en 743,02 hectómetros cúbicos, ocupando sólo el 22,36% de la capacidad total de embalsado. Dicho nivel es inferior en 4,39% hectómetros cúbicos con respecto al nivel almacenado el pasado 13 de marzo.

Sin embargo, ayer por la mañana la CHJ cerró todas las salidas de los pantanos dejando sólo el caudal ecológico para el mantenimiento de los ríos. Con esta medida se pretende dejar de utilizar las reservas y empezar a acumular las escorrentías. "A partir de hoy, y en los próximos días, si continúa lloviendo se producirá un incremento del volumen de los pantanos y se empezarán a recargar los acuíferos", según el jefe de explotación de la CHJ, José Luis Utrillas.

La situación es peor en la Confederación Hidrográfica del Segura, donde la aportación de las lluvias ha sido nula en los pantanos de Crevillent, Santomera y La Pedrera, según fuentes de este organismo.

Técnicos de la CHJ afirman que las precipitaciones deben sobrepasar los 50 litros por metro cuadrado para que se produzcan escorrentías y se empiecen a recargar los acuíferos. De momento, persiste la sequía en el campo valenciano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de marzo de 2000

Más información

  • Las precipitaciones apenas dan nuevas aportaciones de agua a los embalses valencianos